buscar noticiasbuscar noticias

Ruido de motociclistas rompe la tranquilidad de Álamos

Vecinos se quejaron del evento de los bikers en la señorial "Ciudad de los Portales"

A pesar que los eventos masivos están prohibidos en Álamos, para evitar posibles contagios de Covid-19, el pasado fin de semana se llevó a cabo una concentración de motocicletas que invadieron espacios públicos, generando disturbios y molestias entre los residentes.

Para la mayoría de la comunidad no fue un evento de buen gusto, ya que los motociclistas orinaron en los alrededores de la Plaza de Armas y en el templo de la Purísima Concepción.

Ruido de motociclistas rompe la tranquilidad de Álamos
PUBLICIDAD

Para la mayoría de la comunidad no fue un evento de buen gusto, ya que los motociclistas orinaron en los alrededores de la Plaza de Armas y en el templo de la Purísima Concepción.

PUBLICIDAD

Los fieles que asistieron a misa el pasado domingo, se toparon con el mal olor en los alrededores de la iglesia, pues en lugar de contratar sanitarios para mitigar el problema, los organizadores prefirieron pagar a tres grupos musicales, denunció Rosa Manjarrez.

La mujer aseguró que incluso la noche del sábado en el Callejón del Templo hubo un eufórico espectáculo por parte de los motociclistas, donde hubo consumo de alcohol.

"Déjame decirte que se apoderaron de la Plaza de Armas para colocar tiendas de campaña para dormir y todavía por la mañana, en la segunda misa alrededor de las 8:30 la población pudo observar la exhibición de tiendas sin ningún ordenamiento," criticó.

imagen-cuerpo

De igual manera, dijo, los motociclistas se apropiaron de las aceras en algunos lugares para resguardar sus motos entorpeciendo el paso de los transeúntes.  

"Otro detalle notorio del día sábado fue el siguiente: Como todos saben Álamos por su belleza natural y arquitectónica ha dado lugar para que muchas personas acudan a este lugar para casarse disfrutando de la belleza y tranquilidad del destino. Este sábado se realizaron dos matrimonios, uno a las 4 de la tarde y otro a las 6. El primer casorio se llevó a cabo bien sin gran escándalo, pero el segundo, según narraciones de personas que asistieron, fue saboteado por el ruido de las motos que se fueron amotinando en el callejón del templo," mencionó.

La ciudadana alamense lamentó que este tipo de eventos que, aunque trae derrama económica, desplaza la tranquilidad del pueblo.

"Es un agravio contra la sociedad alamense y deja una mala experiencia para los visitantes"

El numeroso grupo de baikers de apoderaron del Centro Histórico para realizar el encuentro, sin haber permisos para eventos masivos.

"Nos extraña que el alcalde Víctor Balderrama Cárdenas que tanto ha cuidado el tema sanitario en Álamos, autorice este tipo de eventos sabiendo que no se cumplen con los protocolos sanitarios".


PUBLICIDAD