buscar noticiasbuscar noticias

Cuenta la historia con colores mágicos

En comunidades de Hermosillo la muralista Lucy Aguirre ha embellecido el entorno urbano

Lucy Aguirre Ochoa tiene más de 20 años haciendo pintura y ha embellecido diversos espacios en Hermosillo y comunidades como Punta Chueca con los seris y también en el Ejido La Victoria.

Explicó que busca contar historias del pasado, pero en lo urbano, con un toque contemporáneo, colores frescos, vibrantes, lo cual considera es una forma diferente de relatar.

Cuenta la historia con colores mágicos
PUBLICIDAD

Explicó que busca contar historias del pasado, pero en lo urbano, con un toque contemporáneo, colores frescos, vibrantes, lo cual considera es una forma diferente de relatar.

PUBLICIDAD

Le fue aprobado el proyecto “Relatos a Color” de Creart, por parte del Instituto Sonorense de Cultura y el financiamiento de una empresa de café a nivel regional, que contempla una colección de murales en distintas zonas, y para el caso de los kioscos en La Victoria y Punta Chueca éstos han causado asombro entre quienes los miran.

Para el caso del kiosco en el Ejido La Victoria, dicho proyecto se llama “Voces que Transmutan”, en el cual también colaboraron las personas del lugar desde adultos mayores y niños, también tuvo que investigar la historia de esta zona que data desde hace más de 106 años.

“La gente estaba encantada, fue en lugares que tal vez no voltean a ver mucho, un poco retirados de todo, era de un solo tono y al momento de ponerle color la gente reacciona, los ancianos, los niños, les gusta, les llama la atención, los colores tienen magia, resuenan en los humanos tengan la edad que tengan”, comentó Lucy Aguirre sobre su trabajo en La Victoria.

Para el caso de su trabajo en Punta Chueca, relató que platicó con la comunidad donde tuvo la oportunidad de conocerla, por lo que escuchó sus historias.

Otro de los trabajos que ha encabezado Aguirre Ochoa, son los murales que se localizan en el puente del bulevar Morelos en Hermosillo, arte que le da otra vista a la zona que constantemente era vandalizada y lucía abandonada.

Comentó que desde 2012, ha pintado bardas, pero el proyecto Relatos a Color, le ha dado más proyección, y aunque realizar un mural es trabajo pesado, es satisfactorio para ella realizar esta labor.

“Es una satisfacción enorme, porque lo terminaste, porque sabes que generaste un impacto y sabes que sobre todo las personas que van en el día a día, las puedes sacar de contexto al mostrarles una imagen, un color o una historia”, puntualizó.


PUBLICIDAD