buscar noticiasbuscar noticias

Afloran más quejas por consulta indígena

Cobanaros fueron “sacados de la jugada a última hora” y pusieron a otros “más falsos que un billete de 15 pesos”, denuncian

Las elecciones de regidor étnico de Huatabampo causaron inconformidad en la Tribu Mayo, ya que, por ejemplo, 18 cobanaros que ya estaban registrados para participar en el proceso fueron “sacados de la jugada a última hora”.

Afloran más quejas por consulta indígena

Así lo afirmó Paulino Valenzuela Valenzuela, cobanaro fundador del templo tradicional en El Sufragio, quien fue uno de los afectados por esa irregularidad en la Consulta Popular, organizada por el Instituto Estatal Electoral de Sonora (IEES).

Noticia Relacionada


Adelantó que María Jesús García Quijano, candidata perdedora, impugnará las elecciones, porque, aseguró, votaron cobanaros “más falsos que un billete de 15 pesos”, impuestos por la supuesta gobernadora María del Rosario Avilés Carlón y por Víctor Manuel Soto Álvarez, quien obtuvo la mayor cantidad de votos.

El cobanaro lamentó que el proceso no se haya apegado a los usos y costumbres, sino conforme a la política, siguiendo las recomendaciones de Rafael López Oroz, encargado de los registros por parte del IEES.

“El instituto es el culpable al hacer caso a un candidato que se adueña de las disposiciones para la elección, dejando fuera a los auténticos representantes de los pueblos como Sufragio, Badburo, Las Parras, Sahuaral, entre otras comunidades que fueron catalogadas como que no realizan fiestas tradicionales y por eso no iban a votar los cobanaros, ni otros representantes de las iglesias debidamente reconocidos en sus pueblos”, explicó.

Subrayó que funcionarios del IEE le hicieron favor a un candidato que la gente no quiso, y el beneficiario de todo ese proceso armado fue el representante de María del Rosario Avilés, con 52 votos, mientras que su más cercana contendiente fue María Jesús García, que tuvo 32 y Abel Ramírez, 12.

Recordó que por insaculación ya habían elegido el mes pasado a María Jesús, a quien le “tumbaron” la constancia del nombramiento porque no era legal.