buscar noticiasbuscar noticias

Sí llegaron peticiones al presidente: Preciado

Raúl Armenta Rincón

No se tiró a la basura ninguna de las 448 peticiones que entregaron habitantes de Navojoa, Huatabampo, Etchojoa, Álamos, Benito Juárez, Rosario Tesopaco y Quiriego, en el marco de la reciente gira de trabajo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Raúl Armenta Rincón

No se tiró a la basura ninguna de las 448 peticiones que entregaron habitantes de Navojoa, Huatabampo, Etchojoa, Álamos, Benito Juárez, Rosario Tesopaco y Quiriego, en el marco de la reciente gira de trabajo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Así lo aseguró el coordinador de Programas Integrales de Desarrollo, Martín Preciado Bracamontes, al referirse al caso de la empleada de la Secretaría del Bienestar, Guadalupe Bernal Mendívil, señalada de arrojar a la basura documentos que iban dirigidos al mandatario nacional, lo que, sostuvo, “no sucedió”.

Afirmó que dichos documentos, a los que un ciudadano tomó fotos y subió a redes sociales, tienen que ver con recibos de la Comisión Federal de Electricidad y del Registro Agrario Nacional, pero estos no corresponden a los que se entregaron a las autoridades del Gobierno Federal.

“Pudo haber sido un golpe político orquestado o fabricado por algunas personas, porque quienes supuestamente vieron los hechos, no han dado la cara”, señaló el funcionario y dijo que se platicó con Bernal Mendívil, quien rechazó tajantemente todas las acusaciones.

Preciado Bracamontes subrayó que todas las solicitudes recibidas en los llamados centros integradores instalados en las cabeceras de los siete municipios, durante los tres días previos a la gira de López Obrador, fueron entregadas a la Oficina de la Presidencia.

“Esto lo garantizamos tomando una foto a cada persona cuando entregaban los documentos, además de que a cada uno de ellos le llenábamos un formato que incluía el nombre, el lugar de recepción y el asunto, y posteriormente, tras hacer un recuento cada día, se hizo un solo formato completo”, explicó.

Aseguró que él, personalmente, entregó las 448 peticiones, y sostuvo que no hay manera de que la servidora de la Nación, Guadalupe Bernal, u otras personas, pudieran haber tenido acceso a estos documentos.

Además, cuando le tomaron la foto a la empleada mencionada, fue un día posterior a la visita del presidente, cuando ya todas las peticiones se habían entregado a la Oficina de la Presidencia, aparte de que ella, que trabaja en Fundición, en el Programa “La Escuela es Nuestra”, no estuvo en los siete centros de recepción, agregó Martín Preciado.


PUBLICIDAD