buscar noticiasbuscar noticias

Crece el número de adultos mayores pidiendo ayuda en las calles

Cada vez son más las personas de la tercera edad que se pueden observar a los distintos bulevares en Hermosillo limpiando vidrios, bailando o pidiendo dinero para salir adelante con los gastos de comida o vestimenta.

A raíz de la pandemia, muchos adultos mayores dejaron de trabajar como paqueteros o "viene viene" en los diferentes supermercados, y algunos de ellos decidieron tomar los cruceros ya sea para pedir el apoyo directo o limpiando los cristales de los autos, como es el caso de Francisco, quien baila para obtener un ingreso.

Crece el número de adultos mayores pidiendo ayuda en las calles
PUBLICIDAD

El originario de Hermosillo aseguró que viajó por todo Baja California y algunas partes del sur de Estados Unidos realizando diversas labores como la albañilería, minería y trabajo en el campo, pero decidió regresar a su tierra natal a trabajar, pero la única fuente de ingreso que encontró es bailar en los cruceros.

PUBLICIDAD

imagen-cuerpo

Con una bocina que cuelga de su cinturón explicó que tiene más de 6 meses bailando por el bulevar Solidaridad y lo hace de las 8:00 hasta las 16:00 horas, donde, cuando el día es bueno, aproximadamente puede conseguir hasta 200 pesos que le dan tanto automovilistas, como peatones.

En otro de los cruces del Solidaridad se puede ver a Javier, quien utiliza una botella de plástico que golpea con un palo para generar un sonido con el cual entonar diferentes canciones, aprovechando la luz roja para entretener a los automovilistas y antes de que cambie la luz pedir una moneda.

También al sur de Hermosillo se observa a una persona de la tercera edad que utiliza una muleta y se desplaza entre los carros vendiendo paletas de dulce o mazapanes para llevar alimento a sus hijos, pues debido a la pandemia dejó de empacar en un conocido supermercado donde le indicaron que sólo podrían volver si cumple con las dos vacunas requeridas.

Cabe señalar que en Hermosillo son más de 400 los adultos mayores que se contabilizan en la Unión de Abuelos Trabajando, los cuales no han podido regresar a sus actividades, ya que sólo tienen la primera dosis de la vacuna contra el Covid 19 y lo que afecta de manera considerable en sus hogares, pues algunos de ellos se mantienen con la pensión que les otorga el Gobierno Federal.