buscar noticiasbuscar noticias

Comerciantes se aprietan el “cinturón” por la pandemia

"Comemos y salimos menos", dice uno de los locatarios del Mercado Municipal de Navojoa

La llegada de la pandemia a Navojoa en marzo de 2020 vino a cambiar radicalmente la vida de la familia Barbuzón, quien cuenta con un negocio de talabartería y ferretería en el Mercado Municipal “Manuel Ávila Camacho” desde hace 60 años.

Desde el año pasado por la misma contingencia sanitaria han tenido que apretarse el “cinturón” para poder hacerle frente a las necesidades que tienen en el hogar y en su propio establecimiento.

Comerciantes se aprietan el “cinturón” por la pandemia
PUBLICIDAD

Desde el año pasado por la misma contingencia sanitaria han tenido que apretarse el “cinturón” para poder hacerle frente a las necesidades que tienen en el hogar y en su propio establecimiento.

PUBLICIDAD

Javier Barbuzón aseguró que su familia ha tenido que llegar al punto de reducir los gastos en la alimentación hasta en un 30%, evitar compras innecesarias y salir menos a divertirse.

“Nos hemos visto en la necesidad de comer menos, de evitar lo menos a salir a divertirnos, porque tenemos que hacer rendir el dinero. Desde la llegada de la pandemia las ventas en el Mercado se vinieron en picada, nos ha ido pésimo, no hay recuperación y no sabemos para cuándo vaya a mejorar la situación,” aseguró.

Dijo que ahora con esta pandemia no existe manera de ahorrar, de surtirse de mercancía y de buscar mejores precios.

“Ahorita la mercancía que conseguimos, la tenemos que dar un poco más cara, porque no te queda de otra, los comerciantes estamos viviendo al día, sacamos para pagar energía eléctrica, agua, Seguro Social e impuestos,” compartió.

Comentó que la mayoría de los pequeños comerciantes han acumulado deudas desde que el Mercado permaneció cerrado por varios meses, luego de una decisión que tomaron las autoridades de salud para controlar los contagios de Covid-19 al inicio de esta pandemia.

“Si en estos momentos no alcanza para pagar la mercancía, menos alcanza para solicitar y pagar un crédito. Nadie nos ayuda, menos el gobierno. Al contrario, están para cobrarnos más impuestos e intereses,” aseguró.

Confesó que aunado a todo esto de la pandemia, la vida se ha encarecido. “Ahorita en una sola comida gastamos en promedio de 200 a 250 pesos, sin contar con otros gastos”.

“Nunca nos había tocado vivir una situación de esta magnitud, hay que decir que el gobierno no tiene la culpa de que los comerciantes estemos sufriendo, pero sería importante que estimularan al comercio con apoyos y facilidades fiscales,” aseveró.


PUBLICIDAD