buscar noticiasbuscar noticias

Caminata por el migrante

Salvadoreño encabeza la marcha, que busca concientizar a la sociedad sobre el respeto a los derechos humanos de estas personas

Poco después de las 7:00 de la mañana del sábado comenzó la caminata con motivo de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, en las vías del ferrocarril de San Pedro El Saucito y hasta el Ejido La Victoria.

La caminata estuvo encabezada por Santos Antonio Martínez, originario de El Salvador, y una cruz de madera, el objetivo de este recorrido es concientizar a la sociedad sobre la importancia de respetar los derechos humanos de los migrantes.

Caminata por el migrante
PUBLICIDAD

La caminata estuvo encabezada por Santos Antonio Martínez, originario de El Salvador, y una cruz de madera, el objetivo de este recorrido es concientizar a la sociedad sobre la importancia de respetar los derechos humanos de los migrantes.

PUBLICIDAD

Santos tiene dos años viviendo en La Victoria, ejido ubicado al oriente de Hermosillo; ayuda a los migrantes en el comedor que se encuentra en esta zona, es el cocinero.

Relató que su objetivo era llegar a Tijuana ya que tenía unos amigos en esta ciudad, además el trabajo ya lo tenía asegurado, pero en eso que se trasladaba, la pandemia del Covid-19 llegó a México y no pudo moverse.

imagen-cuerpo

"Tenía unos compas ahí, ya tenía trabajo, pero con la pandemia empezaron a despedir gente y ahora estoy aquí, ya casi todos me conocen", comentó.

Mientras caminaba por las vías del tren, como parte de la Jornada del Migrante, dijo estar agradecido con el padre José Gilberto Lezama Rodríguez, quien tiene este comedor en la zona, ya que ahí es donde vive, apoya al sacerdote y puede ayudar a otras personas que por algún motivo como él, decidieron huir de su lugar de origen.

"Me voy a quedar aquí, va para dos años, yo creo que ya me quedé, no he tenido problemas con nadie, entonces todo bien", dijo.

Relató que en El Salvador no hay trabajo, abundan las pandillas, son constantes las extorsiones y si no las paga, lo pueden hasta matar, por lo que harto de la situación decidió salirse de ese país.

En su camino a Tijuana dijo que tuvo la oportunidad de apoyar a otros sacerdotes que también ayudan a los migrantes, como en Chiapas, lugar en el que brindó apoyo a más de 600 migrantes como cocinero, también en Veracruz.

Agregó que con la pandemia, el paso de migrantes se ha reducido, aunque cuando llegan a atender pueden ser grupos de hasta 20 personas.


PUBLICIDAD