buscar noticiasbuscar noticias

Video. Hombre salva a entrenadora atacada por caimán

La mujer había ingresado al tanque para alimentar al animal cuando fue atacada, ante la mirada aterrorizada de las personas presentes

Una mujer fue salvajemente atacada por un caimán, mientras estaban en un centro de reptiles, donde se celebraba una fiesta de cumpleaños.

La celebración se llevó a cabo en el local de Scales & Tails Utah y los menores que veían al reptil tras el cristal se llevaron tremendo susto al ver cómo el animal atacaba a su entrenadora, quien había ingresado al tanque para alimentarlo.

Video. Hombre salva a entrenadora atacada por caimán
PUBLICIDAD

La celebración se llevó a cabo en el local de Scales & Tails Utah y los menores que veían al reptil tras el cristal se llevaron tremendo susto al ver cómo el animal atacaba a su entrenadora, quien había ingresado al tanque para alimentarlo.

PUBLICIDAD

La mujer intentó alejarse, pero el caimán alcanzó a morder su mano y mientras luchaba por soltarse, el animal la arrastró hasta el interior del tanque.

El animal intentaba arrancar la extremidad a la mujer con sus fuertes fauces, dando vueltas en el agua, pero la escena fue vista por un hombre llamado Donnie Wiseman, quien era invitado de la fiesta, quien rápidamente actuó para salvar a la mujer.

Los asistentes estaban aterrorizados observando cómo el hombre jalaba a la cuidadora de animales para tratar de sacarla del tanque, pero al ver que su brazo estaba atrapado en el hocico del caimán, saltó sobre él para tratar de inmovilizarlo.

El reptil luchó contra el hombre durante algunos minutos hasta que cedió y soltó el brazo de la mujer, quien fue sacada rápidamente del agua para ponerla a salvo, mientras el hombre permanecía inmovilizando al animal, hasta ponerse a salvo.

La trabajadora fue trasladada al hospital donde la sometieron a una cirugía en la mano y declaró que al principio no sintió miedo, pero supo que había peligro cuando vio que al reptil le había gustado morderla, por lo que mientras estaba en esa situación, solo pensaba que el animal no rodara de nuevo pues corría peligro de que le arrancara el brazo.


PUBLICIDAD