buscar noticiasbuscar noticias

Su última mirada: la sonrisa de su recién nacido

Mientras unas buscan abortar, otras desean con fuerza un bebé; y aunque es un tema delicado, un caso especial y desgarrador ha sacudido a las redes.

Teegan Barnard, de 17 años de edad, esperaba con mucha ilusión a su pequeño, a quien ya había decidido llamar Parker.

Sin embargo, la vida no quiso que se desarrollara ese incipiente vínculo madre-hijo, pues la muerte esperaba detrás de la puerta.

La chica, originaria de Havant, Inglaterra; fue hospitalizada para dar a luz, pero una complicación a la hora del alumbramiento la llevó a sufrir muerte cerebral.

La madre de Teegan, Abbie, estuvo acompañando a su hija en la sala, y al conocer el diagnóstico hizo una petición especial.

Tomó a su pequeño nieto, lo recostó en el pecho de su madre, antes de que cayera inconsciente, y quiso tomar una fotografía.

Sin embargo, la reacción del pequeño Parker hizo del doloroso momento algo sumamente especial, pues al sentir a su madre, sonrió.

“Ver a Parker en los brazos de su mamá, donde pertenece ha sido muy importante para mí… Los junté en cada momento posible".

Y agregó: "Ahora que ella se fue, vestimos a Parker con chalecos con la foto de su madre. Quiero mantenerla siempre cerca de él”, narró la abuela a medios ingleses.

La situación que la madre de Parker sufrió se debió a una arritmia, que impidió que sangre suficiente irrigara el cerebro de Teegan.

Pese a lo oscuro del momento, Abbie decidió mantener con vida mecánica a su hija, y como no había más que hacer, el corazón de Teegan dejó de latir un mes después.

Se dijo orgullosa de su hija y de su nieto, y deseaba que su hija estuviese ahí para verlo, pero era imposible.

"La extraña tanto, es insoportable. No puedo imaginar el futuro sin ella, sin escuchar su hermosa voz de nuevo”, concluyó la dolida madre.