buscar noticiasbuscar noticias

Se le mueren sus hijos quemados

Se dice que la madre se fue a una borrachera; la autoridad investiga si cometió omisión de cuidados, por lo que investiga el motivo de por qué los menores estaban solos en casa

El luto ensombreció a la comunidad de Río Blanco, en Brasil, por la horrible muerte que 3 hermanitos padecieron previo a la Navidad.

Se trata de los pequeños de 8 meses, y de 2 y 4 años de edad, quienes fallecieron quemados vivos en su casa, pues, presuntamente, su madre Jociane "N", de 23 años de edad, los encerró con candado para irse a una borrachera.

Se le mueren sus hijos quemados
PUBLICIDAD

De acuerdo con las primeras indagatorias, Jociane vivía con su 3 hijitos en una humilde vivienda de madera, de aproximadamente 12 metros cuadrados, en el barrio Portal de Amazonia.

En un momento dado, la madre sale de su casa, dejando a sus niños dentro y cerró la puerta con candado, pues aparentemente se iba de fiesta.

Sin embargo, en el transcurso de la noche, terribles gritos de dolor alertaron a los vecinos, quienes salieron y vieron la modesta vivienda ardiendo.

Rápidamente, algunos se aproximaron a la puerta para intentar abrirla, pero como tenía candado, mientras otros llamaban a los cuerpos de emergencias.

Cuando los Bomberos de Río Blanco llegaron, se toparon con los vecinos que intentaban forzar la puerta, pero al final sólo echaron agua a la casa para impedir que el fuego se extendiera a domicilios aledaños.

Cuando por fin apagaron las llamas, se metieron y sacaron los pequeños cuerpos y, en un intento por salvarlos, les llevaron al hospital, donde los médicos rompieron en llanto al ver los pequeñitos, pues ya habían muerto.

A raíz de la probable negligencia, Jociane quedó bajo arresto y llevada a la comisaría, en tanto se desarrollan las investigaciones, que en sus primeras periciales se cree que un cortocircuito en un abanico fue la causa del letal siniestro.

Entre el suelo carbonizado y los restos de la casa quedaron las prendas de los niños, como mudos testigos de que la muerte acecha en cualquier lugar y aprovecha cualquier negligencia u omisión para hacerse presente.