buscar noticiasbuscar noticias

Mata a 5 de sus hijos porque su expareja inició otra relación; va a juicio

El único de sus vástagos que sobrevivió fue su primogénito, quien le mandó mensaje a un amigo diciéndole que quizá moriría; esperan que la sentencia sea implacable

Una mujer de Alemania podría ser condenada a cadena perpetua por el Tribunal de Wuppertal, por el asesinato de 5 de sus 6 hijos, a los que mató en venganza contra su exesposo, por haber iniciado otra relación.

Los hechos se registraron el 3 de septiembre de 2020 en el pueblo de Solingen; la fémina fue identificada como Christiane, de 28 años de edad, quien cuando fue detenida se declaró inocente e inventó que un encapuchado había entrado a la casa y asesinado a sus pequeños, 3 niñas de 1, 2 y 3 años de edad, y 2 niños de 6 y 8 años.

Mata a 5 de sus hijos porque su expareja inició otra relación; va a juicio

imagen-cuerpo

PUBLICIDAD

El único sobreviviente de la masacre materna fue el primogénito, Marcel, de 11 años, quien el día del crimen envió un mensaje a uno de sus amigos diciendo que podría morir ese día.

Como Christiane había tenido un acalorado envío de mensajes con su exesposo, porque había iniciado una nueva relación, el día del crimen, la mujer envió temprano a su hijo mayor a la escuela; después de ello, preparó el desayuno, mismo que había preparado con drogas, y llamó a los demás a comer.

Cuando los niños se quedaron dormidos, preparó un baño con juguetes y uno a uno los fue despertando, los metió a la regadera y los fue ahorcando.

Después de quitarles la vida con sus manos, los envolvió en toallas y los llevaba a su respectiva cama.

imagen-cuerpo

Esperó a que llegara Marcel, y ambos se dirigieron a la estación de trenes, y subió a su hijo a uno de ellos y lo envió a la casa de su abuela, que fue quien llamó por teléfono.

Cuando el pequeño se fue esperó otro tren e intentó suicidarse arrojándose a las vías, pero algo ocurrió que no murió, sino que fue llevada al hospital con lesiones severas.

Cuando el menor iba de camino a casa de su abuela, vía WhatsApp le envió un mensaje a un amiguito de su barrio y le decía: “Sólo quería decirte que no me vas a ver más, porque mis hermanos están muertos”.

Ahora, Christiane enfrenta juicio por el asesinato de sus hijos y, de ser hallada culpable, podría ser condenada a cadena perpetua, por un crimen jamás visto en su Solingen.