;
buscar noticiasbuscar noticias

Jovencita se suicida por bullying de 3 compañeras de equipo

Fue tanta la presión para la chica de 16 años, tomó la fatal decisión vida; la más agresiva de las acosadoras asistió al funeral sin arrepentirse

McKenna Brown, fue una entusiasta jovencita de 16 años de edad, quien disfrutaba de jugar hockey; sin embargo, tres de sus compañeras iniciaron un acoso sistemático que condujo a la adolescente a quitarse la vida en agosto; sin embargo, las acosadoras están suspendidas de la liga y sigue la investigación.

Jovencita se suicida por bullying de 3 compañeras de equipo

El lamentable incidente se registró en Estados Unidos, y, de acuerdo con Cheryl Brown, madre de McKenna, su hija era una destacada atleta que anhelaba formar parte del equipo de hockey femenino en la Universidad del Sur de Florida, pero cuando empezó su último año de estudios en East Lake High en Tarpon Springs se suicidó.

De acuerdo con Cheryl, su hija era víctima de tres ciberbullies, quienes comenzaron a bombardearla, sistemáticamente, con mensajes dirigidos a destruir su autoestima.


Y es que McKenna comenzó una charla con el exnovio de una de las acosadoras, lo que provocó que la joven y algunas de sus amigas comenzarlas a burlarse de ella, por lo que se quitó la vida y dejó a su madere una carta póstuma en la que hablaba de lo que le estaba pasando, pero sin mencionar nombre alguno; sin embargo, en su corazón sabía quiénes empujaron a su hija al suicidio.

imagen-cuerpo

Tras sepultar a McKenna, sus padres comenzaron una reconstrucción de lo que había orillado a su hija a suicidarse.

De acuerdo con la Policía, las acosaron filtraron información personal de su hija, inclusive que había sido violada a los 14 años, a fin de avergonzarla y humillarla.

En otros de los mensajes obtenidos por una cadena de televisión, los cuales una acosadora le envió a McKenna decían: "Nos has molestado tanto a todos" y "Espero no volver a verte nunca más".

Además le mandaban textos más largos y al bullying se sumaron más chicas, quienes la bombardearon mensajes, entre ellos uno que decía querían dejarla sin un solo amigo, mientras que otros pedían que cancelaran a su hija en redes.

El colmo de todo, dijo Cheryl, fue que una de las más agresivas acosadoras asistió al funeral de su hija, sin mostrar un ápice de arrepentimiento por haber lastimado y empujado a McKenna a quitarse la vida.

Actualmente, las tres responsables fueron suspendidas de la liga de hockey, en lo que continúan las investigaciones.

imagen-cuerpo