buscar noticiasbuscar noticias

El amor todo lo puede, hasta desafiar la pandemia

Triste porque ya no podía ver el rostro de su amada debido a la contingencia por el coronavirus, enamorado viola restricciones; al llegar a su casa, lo arrestan

Dale McLaughlan es un joven que vive en Ayrshire, al sur de Escocia, y está profundamente enamorado de su novia, a quien conoció en la Isla Man, en Irlanda en septiembre de 2019, cuando laboraba por allá arreglando techos.

El noviazgo iba viento en popa, cuando se le acabó el contrato y tuvo que regresar a su tierra, pero con el amor a flor de piel.

El amor todo lo puede, hasta desafiar la pandemia
PUBLICIDAD

Sin embargo, el azote de la pandemia de Covid-19 hizo que se cerraran todos los accesos y se decretara el confinamiento, pero como no pudo más y el corazón se le estaba desbordando, se armó de valor y urdió un plan.

Aunque jamás había usado una, el joven rentó una moto acuática y decidió salir al encuentro de su amada, en la Isla Man, donde los accesos permanecían cerrados.

El trecho de mar entre Irlanda y la isla era de 40 kilómetros, que en un buen día es un viaje de 40 minutos, pero como el mar estaba picado, le tomó 4 horas, además de lidiar con una temperatura de 8 grados Celsius.

Pero ese no era el punto de llegada, sino que tenía que recorrer aproximadamente 24 kilómetros desde la playa hasta la casa de su amada, para sentir el corazón rebosante y que todo esfuerzo valió la pena.

Luego de que la Policía de la Isla Man se enterara de que Dale había violado los protocolos y disposiciones para evitar contagios de coronavirus, y de paso que acudió a discotecas, lo arrestó y el juez le sentenció a 4 semanas de prisión, por violar intencional y premeditadamente.

La policía lo arrestó el domingo, luego de descubrí que su ingreso fue de manera ilegal y también acudió a discotecas para celebrar el reencuentro con su amada.

Así que de nada le valió a su abogado que dijera que Dale McLaughlan sufría de depresión por la falta del amor de su chica lo hubiese orillado a actuar de esa manera, pero él se quedó contento de ver de nuevo el rostro de su amor.