;
buscar noticiasbuscar noticias

Cambio climático: aparece señal del fin del mundo en el Polo Sur

El hecho alarma a los científicos, pues lo que se apreció es consecuencia del cambio climático; ya lo esperaban

Dado a que la temperatura en el planeta se ha elevado, científicos observaron que en el Polo Sur (Antártida) el efecto del cambio climático es una señal del fin del mundo, como lo conocemos.

Cambio climático: aparece señal del fin del mundo en el Polo Sur

Y es que, de acuerdo con sus apreciaciones, el impacto negativo en el ecosistema se ha acelerado, dado al deshielo y a lo cálido que ese punto se está volviendo, pues en los últimos estudios se vio el crecimiento de plantas en una de las regiones más inhóspitas del orbe.


El también llamado Continente Blanco es, por lo lejano que se encuentra de cualquier punto de tierra, es una de las zonas más enigmáticas para estudiar.

Biólogos de la Universidad de Insubria, Italia, analizaron las dos plantas florales únicas del lugar, y en un comparativo con los resultados de estudios de hace cinco décadas, se encontró que las actuales, la presencia de estas plantas se multiplicó y están creciendo más rápido.

Las especies estudiadas son la Deschampsia antarctica y el Colobanthus quitensis, que crecen, únicamente, en la Isla Signy.

imagen-cuerpo

"La característica más novedosa de esto no es la idea de que algo esté creciendo más rápido", señaló Peter Convey, del British Antarctic Survey y miembro del equipo de investigación.

También destacó que el crecimiento de las plantas parece estar acelerándose. "Es que creemos que estamos empezando a ver lo que es casi como un cambio de paso o un punto de inflexión".

Otro factor que los investigadores subrayaron, y que favorece el desarrollo de las plantas, ha sido la disminución de fauna, específicamente de lobos marinos, consecuencia del cambio climático.

El aumento de la temperatura, expusieron, también podría traer el crecimiento de especies invasoras, que impacten negativamente en las plantas autóctonas, lo que amenaza seriamente el ecosistema y las formas de vida del Polo Sur.

Nicoletta Cannone, bióloga a cargo del estudio, afirmó: "si extrapolamos lo que hemos observado en la isla Signy a otros lugares de la Antártida, también puede producirse un proceso similar".

"Esto significa que el paisaje antártico y la biodiversidad podrían cambiar rápidamente. Algo que podría dar lugar al fin del mundo tal y como lo conocemos", agregó.