buscar noticiasbuscar noticias

VIDEO: Confunde casa con cibercafé y termina invitada a comer

Chica buscaba una impresora para unos documentos de una beca; la familia no la saca del error y acaba por ofrecerle pozole

Una joven se ha vuelto viral en redes sociales, especialmente en la plataforma china TikTok, pues narra la manera en que hace unos años confundió una casa con un cibercafé.

La protagonista de esta historia es la usuaria Fathyma Lex, quien explica que se disponía para imprimir unos documentos de la universidad que le urgían para la obtención de una beca, pero que al fallar su impresora, decidió salir a buscar un cibercafé.

VIDEO: Confunde casa con cibercafé y termina invitada a comer
PUBLICIDAD

La protagonista de esta historia es la usuaria Fathyma Lex, quien explica que se disponía para imprimir unos documentos de la universidad que le urgían para la obtención de una beca, pero que al fallar su impresora, decidió salir a buscar un cibercafé.

PUBLICIDAD

Un cibercafé es un sitio donde se ofrece equipo de cómputo y otros artículos tecnológicos para trabajar e imprimir documentos.

El caso es que Fathyma, desesperada, sale a la calle en busca de uno de estos sitios y, al rato de estar caminando, ve una casa abierta y unas computadoras e impresora, por lo que dice: aquí es.

Las máquinas estaban cerca de la puerta, y en un sillón estaba un señor. De inmediato, la chica, sin pensarlo mucho, toma una silla y se mete en lo suyo, no sin antes pedirle un mouse para trabajar.

"Seguí caminando y caminando hasta encontrar un ciber. Y eso pasó, encontré uno que la verdad sí se me hizo muy peculiar porque nada más tenía dos computadoras, pero dije ´éste no es el momento de estar de juzgona´ y me metí".

De pronto, un pequeño se le acerca y le ofrece un vaso de refresco, a lo que ella aceptó pensando se trataba de una cortesía del lugar; luego le ofrecieron un plato de pozole, lo que le causó extrañeza, pero continuó.

Cuando acabó de imprimir y se disponía a marcharse, se aproxima al caballero del sillón y le preguntó cuánto es, a lo que el señor le dice que nada, que no es un ciber, sino una casa particular.

Avergonzada y con los colores en el rostro, Fathyma le pregunta que si por qué no le sacó del error, a lo que el hombre le responde que la vio tan concentrada haciendo lo suyo, que no quiso interrumpirla.

Pero como estaba tan avergonzada, optó por pagar 20 pesos por el uso del equipo y las impresiones y se retiró llena de vergüenza.

Respecto a la beca, al final del video de tres minutos, Fathyma aclara que la beca le fue otorgada, además de que le obsequiaron una impresora.


PUBLICIDAD