Todos somos uno

¿Qué fuera del día sin la noche?

Por: Jesús Huerta Suárez

¿Qué fuera de la noche sin la luna?

¿Qué fuera de la luna sin el sol?

¿Qué fuera del sol sin su luz?

¿Qué fuera de la luz sin las sombras?

¿Qué fuera de las sombras sin los árboles?

¿Qué fuera de los árboles sin el agua?

¿Qué fuera del agua sin las nubes?

¿Qué fuera de las nubes sin el mar?

¿Qué fuera del mar sin la sal?

¿Qué fuera de la sal sin los alimentos?

¿Qué fuera de los alimentos sin el hambre?

¿Qué fuera del hambre sin la mesa?

¿Qué fuera de la mesa sin el hombre?

¿Qué fuera del hombre sin la mujer?

¿Qué fuera de la mujer sin los hijos?

¿Qué fuera de los hijos sin la madre?

¿Qué fuera de la madre sin Dios?

¿Qué fuera de Dios sin la fe?

¿Qué fuera de la fe sin la oración?

¿Qué fuera de la oración sin la creencia?

¿Qué fuera de creencia sin la duda?

¿Qué fuera de la duda sin la verdad?

¿Qué fuera de la verdad sin la vida?

¿Qué fuera de la vida sin el dolor?

¿Qué fuera del dolor sin el placer?

¿Qué fuera del placer sin las sonrisas?

¿Qué fuera de las sonrisas sin la caridad?

¿Qué fuera de caridad sin la pobreza?

¿Qué fuera de la pobreza sin la avaricia?

¿Qué fuera de la avaricia sin la política?

¿Qué fuera de la política sin la corrupción?

¿Qué fuera de la corrupción sin las leyes?

¿Qué fuera de las leyes sin su existencia?

¿Qué fuera de la existencia sin el tiempo?

¿Qué fuera del tiempo sin la existencia?

¿Qué fuera de la existencia sin la cama?

¿Qué fuera de la cama sin los sueños?

¿Qué fuera de los sueños sin ti?

Todos somos uno…¿Es tan difícil de entenderlo?

“Si te encontraras con Dios cara a cara, ¿qué le preguntarías si sólo tuvieras una pregunta? Joan Osborne

Jesushuerta3000@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Noticias Recientes