buscar noticiasbuscar noticias

Encarcelan a menor por negarse a tener relaciones con su suegro

Además de la adolescente, también detuvieron a su abuela y a sus 3 hermanitas menores de 10 años

Debido a los usos y costumbres de la comunidad de Cochoapa el Grande, Guerrero, una menor fue encarcelada por negarse a tener relaciones sexuales con su suegro.

Angélica, de 15 años, fue vendida por sus padres a un hombre, cuya familia pagó 120 mil pesos para llevarla a vivir a su casa, donde, como es costumbre, ayudaba con las labores domésticas; sin embargo, en repetidas ocasiones, su suegro trató de abusar de ella.

Encarcelan a menor por negarse a tener relaciones con su suegro
PUBLICIDAD

Angélica, de 15 años, fue vendida por sus padres a un hombre, cuya familia pagó 120 mil pesos para llevarla a vivir a su casa, donde, como es costumbre, ayudaba con las labores domésticas; sin embargo, en repetidas ocasiones, su suegro trató de abusar de ella.

PUBLICIDAD

Rafael, el esposo de la menor, emigró hacia Estados Unidos a trabajar, por lo que ella se quedó en casa de sus suegros. Sin embargo, el padre de su esposo trató de violarla, pero no logró su cometido, por lo que exigió la devolución del dinero que había pagado por ella, con sus respectivos intereses.

El hombre acudió a la Casa de Justicia de Dos Ríos, donde interpuso una denuncia y exigió el pago de 210 mil pesos, cantidad que la familia de la adolescente no tenía, por lo que procedieron a detener a la abuela, Petra, de 70 años, hasta que el monto fuera liquidado.

Sin embargo, debido a la presión ejercida por el suegro, la anciana fue liberada y la menor ocupó su lugar en la cárcel, donde lleva más de 10 días presa y poco tiempo después también detuvieron a las tres hermanitas de Angélica, todas menores de 10 años.

Concepción, la madre de las menores, aseveró que las autoridades le informaron que serán liberadas hasta que su padre pague el total de la cantidad exigida por el suegro.

En tanto, Concepción denunció que cuando visitó a sus hijas para llevarles alimento, fue jaloneada y maltratada por los policías, motivo por el cual sufrió un aborto, perdiendo a los trillizos que esperaba.

Familiares de las menores piden la intervención de Javier Rosas Benito, secretario de la Comisión de Asuntos Indígenas, para que las niñas sean liberadas y se finquen responsabilidades por el aborto que sufrió su mamá.


PUBLICIDAD