buscar noticiasbuscar noticias

Varas de mando: ¿quién las tiene?

¿Cuál es el principal símbolo de un gobierno yaqui? Obviamente hay muchos, pero uno muy importante es la vara de mando, como se mencionaba en otra entrega de esta columna.

Y como los expertos son los mismos integrantes de la Tribu Yaqui, hemos recurrido a uno de ellos que nos explica cómo funciona y qué problemas existen al momento con la presencia de muchas autoridades duales.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Y como los expertos son los mismos integrantes de la Tribu Yaqui, hemos recurrido a uno de ellos que nos explica cómo funciona y qué problemas existen al momento con la presencia de muchas autoridades duales.

Esto es lo que escribió:

“En los pueblos y comunidades indígenas el bastón o vara de mando, simboliza el cuerpo de Dios y da una investidura a quien la porte para gobierno tradicional (kobanaos) y ostentar facultades para otorgar un buen gobierno al servicio del pueblo indígena a quien representa, salvaguardando el bienestar de la comunidad en general por más de 400 años.

“Es interesante cómo se visualiza en territorio yaqui, el uso de las varas de mando (vara de Moisés), ya que a través de los años el manoseo, usurpación y la falta de respeto a su existencia ha sido un asunto para denigrar los usos y costumbres por las autoridades eclesiásticas y por los gobiernos tradicionales.

“Dentro de los principios y de la normatividad interna, las varas de mando se le entregan a los que ostentarán el mando de kobanao durante un año. Esta vara de mando simboliza el cuerpo de Dios, es por eso que los que persignan bajo esta investidura deberán acatar los mandamientos, es decir, no tomar, no mentir, no maldecir, etcétera, sino actuar con humildad y justicia, y para todos a quien representa. Por otro lado, quien ose ostentarse como gobernador yaqui sin los procesos de consagración y no contar con las varas de mando originales, son considerados duales y faltos de moral por violentar los usos y costumbres.

“En una investigación y participación de actores yaquis en los diferentes procesos de la Tribu Yaqui, se pudieron tener las siguientes versiones en cuanto a las varas de mando, si están en los recintos tradicionales o están manos de los duales o simplemente se extraviaron.

“En el caso de Pueblo Vícam, en los 90, las varas de mando fueron extraídas de la guardia tradicional (pueblo Vícam) y llevadas a colonias yaquis, donde se instauró la dualidad. El principal actor fue Agustín León, quien fue la persona que los raptó. Hoy se desconoce si están en manos de los Librado o Mario Luna. Por otro lado, el Maestro Principal o Cura yaqui, mandó a hacer una nueva para con ellas seguir ostentando un gobierno yaqui en pueblo Vícam.

“Poco después, Pótam también sufrió el nacimiento de una dualidad (denominada) Los Pinitos, una representación dual al servicio del paticysmo. Fue el gobernador Pijo, quien al ser gobernador fue expulsado en la guardia tradicional de Pótam, por traición a los preceptos de consagración. Las varas de mando siguen en las manos de la guardia Tradicional de Pótam, por lo que siguen utilizadas en las ceremonias propias de Tribu Yaqui.

“Tórim, un pueblo que a pesar de las diferencias entre sus tropas, se mantiene en uso de sus formas internas y con ella las varas originales.

“Rahum, un pueblo que antes de los bloqueos se mantenían unidos, y que su representación tradicional caminaba bajo toda normalidad, hasta que los intereses sobrepasaron las formas internas y en enero del 2019 sucedió el nacimiento de la dualidad. El grupo que se quedó en la guardia tradicional apoyado por la iglesia, se quedó sin varas de mando, mandando hacer unas hechizas, ya que las originales la ostenta el grupo encabezada por Sabiba, el Maso.

“Loma de Bácum, los que siguen en la guardia tradicional, tienen las varas de mando y cumplen con las formas tradicionales de consagración; mientras el grupo Mochalai, encabezada por Fidelia Suárez y Chayo Osuna, no tienen ni siquiera varas que imiten las originales, pues es un ambulante, apapachado por los gobiernos tradicionales a indicación del gobierno del Estado.

“Huírivis, como Tórim, siguen con las formas internas, utilizando en los procesos propios de la fe católica yaqui, los elementos tradicionales, entre ellas las varas de mando.

“Cócorit, un pueblo que convulsionó por penetración de los agrotitanes por la lucha por el agua, en lo que el grupo que apoyo el bloqueo en Vícam, crearon varas de mando para desconocer al consagrado, quien no quiso apoyar a los yoris, ni adherirse a los duales. Las varas de mando la ostenta el señor Joaquín Valencia, mientras que los que se consagran actualmente, usan imitaciones, con apoyo de un sector de la iglesia encabezada por el  maestro,  de apodo Bunker.

“Belem, ninguno de los que están en la guardia tradicional, tienen las varas de mando, ni se consagran y en los últimos 5 años han tenido cabida en los recintos tradicionales donde han tenido reuniones, aun sin tener los protocolos tradicionales. Por otro, lado el grupo encabezada por Juan María, sí cuenta con las varas de mando y hace los protocolos tradicionales en la iglesia, aun sin estar en la guardia tradicional.

“El Líder Colonias Yaquis, de nombre Librado Valenzuela, desde el año pasado ha estado convocando a los grupos que ostentan las varas de mando, aludiendo que son las originales y representan formalmente las formas tradicionales y los pueblos.

“Quizás políticamente esto no interese a los gobiernos en turno, tampoco les interese a los que ostentan los gobiernos tradicionales en la actualidad, aunque estén corrompiendo las formas internas y poniendo encima de ellas sus intereses personales. Muchos yaquis expresan que el mismo yaqui ha destruido las formas internas, ayudado por el sistema político exterior, interesándole solo el poder por el poder mismo.

“Es por ello la reflexión sobre un elemento esencial en la vida política de los yaquis, la vara de mando, la cual por intereses políticos y económicos se corrompió, dando el nacimiento de varas duales o hechizas”.

Hasta ahí la aportación de un personaje de la Tribu Yaqui que nos permite conocer cómo se están manejando las autoridades actuales para realizar encuentros con diversos funcionarios.

En los próximos días se realizarán mesas de trabajo sobre los problemas presentados al gobierno federal, aunque para el domingo entrante está convocado Adelfo Regino Montes, titular del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, para que explique precisamente por qué se les ha dado juego a tantas representaciones duales de los pueblos yaquis.

El tema da para mucho y ya veremos si hay un desenlace afortunado para el Plan de Justicia para la Tribu Yaqui prometido por el gobierno federal.

Ojalá y haya un acuerdo real para terminar ya con las diferencias en esta tribu que representa las raíces de Cajeme. Ojalá.

Comentarios: franciscogonzalez.bolon@gmail.com