buscar noticiasbuscar noticias

¿Te vas o te quedas?

Hace unos días anduvo circulando en las redes sociales un meme que decía que lo más divertido que había que hacer en Ciudad Obregón era irse, lo que me puso a pensar un poco al respecto. El primer punto que había que definir es qué es lo que consideramos como divertido. Creo que el significado varía para cada uno de nosotros, pero, en este caso, anotaré lo que en lo personal considero divertido o entretenido para hacer en nuestra ciudad, tomando en cuenta que aún estamos viviendo la pandemia.

Lo que se puede hacer en Obregón es ir a pasear a La Laguna del Náinari o algunos de los muchos paseos campestres como el Dique 10, la Presa del Oviáchic, el Paraíso, El Coyote, entre otros. También se puede dar una vuelta por Cócorit y respirar la calma. Hacer tours gastronómicos y disfrutar desde carnes y mariscos a panes, sushis y tacos variados. Se puede practicar kayakismo en la Laguna o en los canales Alto y Bajo o bicicleta de montaña por los alrededores de la ciudad. Jugar slow pitch o practicar algún deporte como basquetbol, beisbol, karate, atletismo, nado o se puede acudir a alguna de las academias musicales que tenemos para aprender a tocar algún instrumento, es posible, también, grabar tu propia música en los muchos estudios que existen y que son a costos muy accesibles. Se puede ir a pasear por el famoso Valle del Yaqui, o ir al Museo de los Yaquis o a los mismos pueblos yaquis que son ocho, y todos tienen su encanto.

Jesús Huerta Suárez
PUBLICIDAD

También, puedes pasarla bien plantando árboles, leyendo en la Biblioteca Pública o en alguna plaza, paseando por los alrededores que van desde playas a sierras y conociendo gente interesante, así como disfrutando los magníficos atardeceres que solemos tener.

Noticia Relacionada

PUBLICIDAD

Ahora, que si te gustan los deportes extremos, puedes jugar a sobrevivir al calor infernal veraniego o sacarle la vuelta a los baches y, ya, si te gusta algo extremadamente intenso, puedes esparcirte esquivando las balas, que son el pan nuestro de cada día en esta tierra.

También puedes intentar enamorarte, porque Cajeme enamora, a pesar de lo que otros digan.