buscar noticiasbuscar noticias

SkyBridge: Desarrollo parejo

Desde que en la administración de Samuel Ocaña García se construyó el Parque Industrial de Ciudad Obregón, no se había oído de otro proyecto de gran calado como el que fue presentado ayer en Hermosillo, destinado al comercio electrónico y traslado de mercancía a otros países.

Su antecedente es el Recinto Fiscalizado Estratégico que se inició en la época de Eduardo Bours Castelo, pero que por razones más que todo políticas, no pudo concretarse y, de no ser por algunas empresas aeroespaciales que ahí se instalaron, hoy sería un elefante blanco.

Será este nuevo parque, en pocas palabras, el puente hacia el cielo para Ciudad Obregón porque el tipo de empresas que ahí se instalará, será generador de empleos muy bien remunerados que esparcirán riqueza hacia el resto de los sectores de la población, tanto de Cajeme como del resto de la entidad.

Por su ubicación geográfica, cerca de la frontera con EU, a un puerto como Guaymas y acceso inmediato a vías de comunicación terrestres y ferroviarias, Ciudad Obregón está llamada desde hace mucho tiempo a ser un polo de desarrollo.

Sin embargo, los desacuerdos políticos y económicos entre Hermosillo y Cajeme, principalmente, han echado abajo muchos proyectos que a estas alturas tuvieran en otro plano económico a la región.

Muchos de los obstáculos para un crecimiento mayor del Valle del Yaqui se encuentran dentro de su propia sociedad.

Les explico: cuando una empresa de gran capacidad busca a la región para instalarse, observa sus bondades, como la presencia constante de agua, paz laboral y social, aunque a últimas fechas haya desmejorado.

Pero, por supuesto, se fija en grandes extensiones de terrenos para construir sus naves. Y ahí se encuentra la primera limitante: en cuanto los terratenientes saben que tienen en la mira sus propiedades, inmediatamente les gana la avaricia y elevan hasta el triple los precios, a pesar de que ya tienen mucho dinero.

Lógicamente, muchos inversionistas se dan cuenta de esas maniobras y optan por irse a comunidades donde le garanticen todos los beneficios y además el gobierno les ayude con algunos requisitos en materia de impuestos para asentarse aquí.

Esa ha sido la lucha permanente de los gobernadores, al grado de que se cansan y prefieren promocionar en mayor magnitud a la capital del Estado.

Ojalá y este nuevo proyecto cuente con el respaldo de todos los sectores. No se puede permitir que siga la economía de la siembra del triguito y el maicito para subsistir.

Se requieren hoy de otras alternativas económicas que en verdad traigan prosperidad para todos y no solamente para unos cuantos.

El desarrollo económico de Cajeme tiene que ser pensado en función de la mayoría y no del monopolio de dos o tres familias que a veces obstaculizan a la competencia asentarse aquí porque sienten perder mercado, privilegios y dinero.

Y no se trata de apoyar a unos para empobrecer a otros sino en verdad se requiere progreso parejo para todos.

De otro modo seguiremos soportando a las mismas familias en la economía y hasta en la política.

Y no está el horno para bollos.

Comentarios: francisco@diariodelyaqui.mx