buscar noticiasbuscar noticias

Siguen las mentiras

Aunque ya hay mucha irritación en torno a la inseguridad póblica en Cajeme, el alcalde Sergio Pablo Mariscal Alvarado sale a las redes sociales con un mensaje mediante el cual, una vez mas, miente a los ciudadanos.

Eso de que en Ciudad Obregón los delitos han ido a la baja no se la cree ni él mismo porque su discurso, indudablemente, forma parte de una campaóa electoral anticipada a través de la cual trata de convencernos de que vivimos en el paraíso.

Con un cinismo preocupante, el Presidente Municipal se quedó atado a los mensajes políticos mediante los cuales el priismo inundaba los medios de comunicación con falsedades y daba por hecho que todos se inclinarían para agradecerle sus aportaciones a la sociedad.

Por supuesto que en esta nueva era de las comunicaciones, nadie cree en esas rancias peroratas de aquellos aóos en los cuales elatole con el dedo" era el alimento preferido de muchos.

Y no se le cree porque no hay día en el municipio en el que las balas de la delincuencia organizada no suenen o que alguna familia no se queje del robo de su vehículo o de su patrimonio en el hogar.

Si las autoridades municipales están viviendo en otra galaxia, los comunes mortales tenemos otros datos y no va a ser con melosos discursos como van a convencer a la gran mayoría puesto que hay evidencias de mucho peso para decir que el actual de Cajeme ha sido un gobierno fallido.

Cómo hablar de que se recupera la seguridad si ni siquiera hay una cabeza visible en la comandancia policiaca, pero además se miente cuando preguntan sobre la presencia del Secretario de Seguridad Póblica.

Ayer afirmaron que pidió permiso para ausentarse del cargo, pero al paso del tiempo establecido para su regreso, resulta que ahoraestá de vacaciones", como si los tiempos estuvieran para darse esos lujos.

Mientras tanto, los policías a la deriva y muchos de ellos están desencantados con el trato que durante la presente administración municipal han tenido, sobre todo porque no se les toma en cuenta para las decisiones.

Creen las autoridades que el hecho de ser policías los convierte en robots y que no tienen derecho a que se les informe sobre las acciones en torno a la corporación, cuando un día y el otro también las amenazas contra ellos se presentan y hasta se concretan, como ya hemos visto en las óltimas semanas.

Mariscal Alvarado debe dejar ya de mentirle a los policías y a los cajemenses en general.

No porque se sienta en las nubes porque los astros políticos se le alinearon favorablemente, va a dejar de cumplir con sus responsabilidades.

Debe conocer él más que nadie el dicho bíblico de quepor sus frutos los conoceréis" y él, la verdad, no ha dado buenos rendimientos a la población.

Así que será mejor que busque ser designado para un cargo en la campaóa política de sus amigos porque candidaturas para puestos de elección popular difícilmente le llegarán.

A menos que sea para perder.

Comentarios: francisco@diariodelyaqui.mx