buscar noticiasbuscar noticias

Sálvese quien pueda

Después de cada campaña política en la que he participado por más de 30 años en Obregón, Hermosillo y Guadalajara, en las que hemos perdido más de lo que hemos ganado, me pasa como cuando amaneces con una cruda tan espantosa que te hace decir "¡ya no lo vuelvo a hacer!" y pum, llega el próximo fin de semana y ahí estás de nuevo tomando con los amigos. El caso es que aquí estoy de nuevo trabajando arduamente por azares del destino en las campañas políticas pero sin pertenecer a ningún partido político. Como ciudadano.

En lo personal, siento como una responsabilidad cívica participar de alguna manera en política, por una parte, y, por otra, fue en mi propia familia, mediante mi abuelo, mis tíos, mi madre y hermanos que de una manera u otra me heredaron el gusto por participar en política, la misma que ha sido horriblemente corrompida por mucha gente sin escrúpulos que durante años ha utilizado los partidos políticos y la función pública para robar a más no poder en total impunidad. El caso es que participar en las campañas políticas, me ha permitido conocer a mucha gente muy valiosa de nuestra ciudad y de nuestro Estado, lo mismo que cada rincón de nuestro Municipio, de nuestro querido Cajeme. El detalle es que lo que ahora estoy viendo me aterroriza porque lo veo muy difícil de resolver: pobreza cada vez más extrema, jóvenes cada vez más desesperados por la falta de oportunidades, cada vez más adicciones en las familias, cada vez más baches, más drenajes colapsados, más paredes rayadas, más indiferencia ante las elecciones y los partidos, las calles cada vez más oscuras, llenas de basura y desorden por doquier; cada vez más casas invadidas y cada vez más gente robando luz. Cada vez menos nomenclaturas en las calles, en una ciudad cada vez más polvorienta, violenta y sin esperanzas, precisamente, porque los políticos solo se han dedicado a darle rienda suelta a su ineptitud y a su gusto por robarse todo lo que se pueda. Estamos al borde del caos, y no exagero. Nuestra ciudad pende de débiles hilos que en cualquier momento pueden romperse y Dios guarde la hora. Cajeme y Sonora no aguantan ni de broma ni seis ni tres años más de gobiernos ineptos y corruptos y de ciudadanos apáticos... o le entramos o esto se nos va de las manos... ¿no crees? Voltea a tu alrededor. Tan grave es la situación creada por malas administraciones que el mismo Oomapasc, el organismo operador del agua potable está al borde de la quiebra y la presa casi seca. Las cosas están más complicadas de lo que parece, pero es posible que, en caso de que eligiéramos a conciencia este próximo 6 de junio logremos comenzar a poner los cimientos del Cajeme y del Sonora que merecemos...si vuelve a ganar la incapacidad, los intereses personales, los corruptos, los tranzas, los de siempre, no nos quedará otra que correr y sálvese quien pueda.

Jesús Huerta Suárez
PUBLICIDAD

Chuyhuerta3000@gmail.com