buscar noticiasbuscar noticias

Regreso a las aulas

Definido ya que el 30 de agosto habrá clases presenciales, los involucrados en esto de la enseñanza discuten entre lo acertado o disparatado de la medida, sobre todo en las actuales condiciones en que el repunte de los contagios por covid es más que evidente.

Es de esperarse, sostienen, que las condiciones para regresar a las aulas sean mejores que hoy, pues muchos padres de familia tienen miedo de que haya mas enfermos al asistir a clases por más medidas sanitarias que pudieran tomarse.

Francisco Gonzalez Bolon
PUBLICIDAD

Es de esperarse, sostienen, que las condiciones para regresar a las aulas sean mejores que hoy, pues muchos padres de familia tienen miedo de que haya mas enfermos al asistir a clases por más medidas sanitarias que pudieran tomarse.

PUBLICIDAD

Al menos en Cajeme esta semana está en semáforo epidemiológico rojo y se han tomado medidas para reducir el aforo en todos los centros públicos de actividades, de tal forma que pueda establecerse la sana distancia entre los asistentes.

Si bien la fecha del 30 de agosto sería para las actividades escolares de educación básica, para los universitarios es también objeto de discusión porque a ellos los han convocado a las aulas virtuales para el próximo lunes y eso los trae de cabeza.

“Se requiere comenzar a crear las condiciones para un regreso a clases de forma escalonada principalmente en materias prácticas”, señaló Sergio Barraza Félix, dirigente del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora.

“Lo que decimos es que hay que sentarnos en la mesa todos los universitarios, tomar decisiones de manera consensuada, para ver cómo vamos a continuar con nuestras labores, porque si bien por la tercera ola de contagios nos queda claro que no hay condición para un regreso a clases presencial, esto se va ir modificando y la Unison debe prepararse para el tema del cambio de condiciones”, mencionó.

Los universitarios tienen argumentos legales para defenderse si acaso los quisieran obligar a las clases presenciales, puesto que en las instalaciones de sus escuelas no están las condiciones adecuadas para que los estudiantes estén seguros de que no habrán de contagiarse.

Hace falta, además, que prácticamente toda la población esté vacunada, de tal forma que pueda evitarse en mayor medida el traspaso del virus de persona en persona.

Es bueno ya que se esté pensando en las clases presenciales. Sin duda, los dos ciclos virtuales anteriores han sido de desperdicio para la mayoría de los alumnos y el retroceso en conocimientos habrá de verse en esas generaciones de manera sustancial.

Y es que en casa los pequeños se distraían a la hora de la clase hasta con una mosca que les pasara por enfrente por más que la disciplina paternal intentara meterlos en el ruedo.

Eso es cuando los niños tuvieron a la mano las herramientas digitales correctas, pero hubo casos en los que los padres de familia apenas tenían para pagar el alimento del día y soñar con un servicio de Internet era prácticamente imposible. Sin exageraciones.

Por lo mismo, miles de menores pasaron a los grados superiores de la enseñanza por obra y gracia del sistema educativo que no permitió tener a ningún reprobado, así no se hubiera comprobado que el conocimiento les haya causado un provecho significativo.

Hoy se tiene que recuperar el tiempo perdido, pero en las mejores condiciones sanitarias y con una infraestructura adecuada en las escuelas.

Nadie desea ver a sus hijos postrados en cama a consecuencia de que en sus escuelas no se tomaron las medidas pertinentes para protegerlos. Y me imagino que las autoridades no desean ver mañana largas manifestaciones en su contra porque se tomaron medidas precipitadas.

Es urgente, pues, que haya una verdadera transformación en los planteles, sobre todo en aquellos en los que la delincuencia hizo de las suya y los dejó con la pura pintura de las paredes porque no pudieron arrancarla.

No tienen mucho tiempo las autoridades para poner en orden las aulas. Pero con voluntad todo se puede lograr. Pero no por querer quedar bien con alguien, las autoridades salientes obliguen a un regreso presencial a clases solamente porque a ellas ya no les tocará atender las consecuencias.

Clases presenciales, sí, pero no a cualquier costo en la salud de los niños.

Comentarios: francisco@diariodelyaqui.mx