buscar noticiasbuscar noticias

Reconstrucción del tejido empresarial

En casi todos los análisis que se realizan acerca de la economía nacional, siempre es muy común encontrar que las pequeñas y medianas empresas, son el bastión principal del desarrollo del país.

Y por bastantes años la evaluación he estado posicionada de esa forma, porque en cierto sentido esa ha sido la realidad económica del país durante siempre y hasta ahora no existe una modificación a esta visión.

Mario Saucedo Gómez
PUBLICIDAD

Porque es cierto, lo manifestado por la Organización Para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que el 90% de las pequeñas y medianas empresas(PYMES), aportan mas de la mitad de los empleos que ofrece la actividad económica empresarial y que además contribuyen al Producto Interno Bruto(PIB), de los países en vías de desarrollo con un aproximado del 50%, con sus diferentes actividades.

Noticia Relacionada

PUBLICIDAD

Pero a pesar de estos indicadores, todavía se sigue estableciendo que la vida de una pequeña y mediana empresa es de cinco años, y en promedio su esperanza de vida es de ocho años y todavía no se ha encontrado la fórmula, que permita que ese periodo sea de mayor duración.

Y puede ser según lo comentan algunos analistas económicos, que la economía de las empresas está muy sujeta al esquema político nacional, que aquí no va más allá de seis años, cuando las reglas cambian y esto no es muy favorable, para que se logre que su permanencia sea mayor.

Lo que se puede establecer, que este es un pendiente mayor que permita que el desarrollo económico del país se consolide a partir del crecimiento de la pequeña y mediana empresa, considerando su importante aportación al avance económico del país.

Pero puntualizando, los periodos cortos de permanencia de las pequeñas y medianas empresas se dan principalmente porque muchas de las veces sus proyectos no tienen la viabilidad perfectamente adecuada a lo que se requiere en el mercado de forma permanente.

Donde el factor financiamiento se convierte en una herramienta necesaria y que a partir de su evaluación no tienen los requisitos necesarios para tener acceso a financiamiento, lo que las hace vulnerables en cualquier contingencia.

Porque la problemática generada por la pandemia, hizo que un gran número de las pequeñas y medianas empresas no tuvieran la capacidad económica para poder resistir esta situación de salud emergente y tuvieron que cerrar para ya no lograr abrir nuevamente.

Y esta situación se manifestó ahora a partir de la emergencia sanitaria, pero en condiciones normales, las necesidades que se requiere para la permanencia y crecimiento de las pequeñas y medianas empresas, denominadas pymes, son bastantes.

Porque en pandemia la desaparición de muchas de ellas, fue en cantidades importantes y lo que habría que determinar, es el cómo se podría reconstruir nuevamente el sector empresarial afectado por la pandemia.

Necesariamente se debe de reconocer que el impacto generado hacia el sector de las pequeñas y medianas empresas, fue como en la mas aguda depresión económica que se haya presentado en el país y en ese sentido se tiene que realizar la evaluación para su reconstrucción.

La necesidad de que exista un plan integral para la reactivación de este importante sector de la economía, se entiende como algo fundamental para que el avance económico de las regiones del país continúe en ascenso.

Se presenta hoy la oportunidad de desarrollar un ecosistema, sólido y con todas las necesidades que este requiere para tener una economía en crecimiento y que no se quede en el filo del tiempo su supervivencia porque se cambió de gobierno, al parecer ya es el tiempo de hacerlo.

DEL ESCRITORIO

Se escucha muy interesante, que la nueva administración del Gobierno del Estado de Sonora, encabezada por Alfonso Durazo Montaño, esté perfilando al turismo como un sector que será fundamental en el desarrollo de la entidad, considerando que se tiene un litoral de 1209 kilómetros, un poco mayor que Quintana Roo y que debe de ser aprovechada esta riqueza natural, además completando con sus ciudades, comunidades y sierra…Al parecer la sustentabilidad está llegando a mas empresas fabricantes de automóviles, porque a partir de 2026, la automotriz Audi, filial de Volkswagen, ya no producirá automóviles de gasolina, sino que todos serán eléctricos, aunque a la utilización de energías fósiles todavía le queda muchos años, estas empresas dan un paso adelante en esta dirección….Además de la pandemia un problema de interés nacional, también lo es el agua, que ya en muchas regiones del país empieza a escasear y detener el proceso de suministro para la sociedad y el desarrollo productivo. Ojalá y sea tema prioritario para las nuevas autoridades estatales y municipales, para instrumentar medidas preventivas y de obtención de ese preciado líquido, porque no nada más es asunto de Gobierno.