buscar noticiasbuscar noticias

¿Qué te cuesta?

Soy de esos conductores que reclama a los demás que no usen las direccionales mediante señas, y en lugar de agradecer, se molestan

Dicen que a un pueblo se le conoce por su biblioteca, pero me gustaría agregar otros puntos que sirven para conocer a un pueblo en su esencia: estos podrían ser su periódico, lo que pasa en una esquina con cuatro altos de cortesía, sus áreas verdes y la educación vial de los ciudadanos, entre otros.

Jesús Huerta Suárez

Y, hablando de educación vial, quiero destacar la mala costumbre que tenemos en Sonora de no utilizar las luces direccionales de nuestro automóvil para avisar a los demás que daremos vuelta y estos pueda tomar sus precauciones y no provocar un accidente fatal... ¿qué te cuesta usarlas?


 ¿Se te olvida?, ¿No lo consideras importante?, ¿No pasa nada?, nadie lo hace, ¿Por qué yo?, ¿Vas ocupado con tu celular?, ¿o simplemente te vale una pura y dos con sal tu integridad física y la de los demás? No sé cuál sea la causa, el caso es que la mayoría en esta ciudad no utiliza las luces direccionales de su automóvil.

En lo personal, soy de esos conductores que le reclama a los demás que no usen las direccionales mediante señas, como abrir y cerrar la mano como si fuera una luz parpadeante, y saben que, por tal razón, en lugar de agradecerme que les recuerde, la gente se molesta y han llegado a perseguirme en más de una ocasión con no muy buenas intenciones.

Es decir, no solo no cumplen con su obligación-responsabilidad de respetar el Reglamento de Tránsito Municipal que tiene como función prevenir accidentes, sino que además se enojan y te quieren golpear, lo que prueba que andan muchos cafres al volante que no respetan nada y se convierten en criminales en potencia.

Recuerda, cuando conduzcas tu automóvil usa las luces direccionales para prevenir a los demás de tus virajes y evitar accidentes...recuerda que para tener un México mejor todos debemos aportar algo, aunque sean pequeñas acciones como usar tus luces direccionales...  ¡Úsalas!, ¿Qué te cuesta?