buscar noticiasbuscar noticias

Qué bien le ha ido alcalde Mariscal

Usualmente cuando los ciudadanos hacen referencia a Ciudad Obregón se pueden esperar comentarios como “es un pueblo”, “no pagan bien”, “vete mejor a otro lado”, entre otros. En ese sentido, todo ese tipo de comentarios se pueden esperar entre la gente, sin embargo, entre los políticos es todo lo contrario y las evidencias hablan por sí solas. Desde que entró al poder el actual presidente municipal, Sergio Pablo Mariscal Alvarado, la misma gente es la que ha expuesto y afirmado que su poder le ha permitido cambiarse de vivienda de una manera inexplicable, es decir, de pasar de una colonia a un fraccionamiento estrictamente residencial en la ciudad y ojo aquí, la sociedad ha señalado que de contar con una casa-habitación normal de dos pisos, hoy en día cuenta con una vivienda mucho más grande, una caseta de seguridad privada, así como con un estacionamiento privado y para variar, con una construcción para ampliarse más en el otro lado de su propiedad, en otras palabras, está consumando una mansión en comparación de la vivienda promedio de los cajemenses. ¿Dónde está la austeridad de la 4T?, honestamente no es de sorprenderse la falta de dicha práctica, porque se dice que Mariscal ha cumplido con su tarea de forma perfecta, debido a que su único trabajo encomendado por los grupos de poder era no hacer nada con el fin de generar un mal antecedente para la Cuarta Transformación aquí en el Municipio. Ante ello, para la ciudadanía causa indignación el observar otro Gobierno más que termina aniquilando los sueños y esperanzas de ver que cambien las cosas, cuando más bien lo que han visto es lo que se vivió con los últimos ex alcaldes, es decir, que se terminen sirviendo ellos del erario mientras que los ciudadanos que pagan los impuestos se tienen que sentar y esperar su turno. Mientras que cada vez es más evidente las condiciones deplorables en las que la gente de Ciudad Obregón y sus aledaños tienen que soportar, el Gobierno ha permanecido como un personaje omnisciente en silencio total ante la inseguridad, pobreza, desigualdad, falta de justicia, entre otros. Por ello, vale la pena tener fe en el presidente electo, Javier Lamarque, en que durante su administración Cajeme pueda salir adelante y recuperar lo perdido, debido a que el Municipio no puede esperar más tiempo en el olvido y en el abandono. De igual forma, la ciudadanía debe de pisar firme en la idea de que el problema actual que vive la comunidad no es una tarea simple, requiere de todos, por lo que cada uno desde su trinchera debe de realizar lo indispensable en favor del bien común.

“No puede haber Gobierno rico con pueblo pobre”- Andrés Manuel López Obrador

Qué bien le ha ido alcalde Mariscal

Comentarios:

Noticia Relacionada

PUBLICIDAD

hectormanjarrez.r@hotmail.com