buscar noticiasbuscar noticias

Paz en Ciudad Obregón

Hace casi tres años que comencé a adentrarme en la disciplina de la escritura, en el que buscamos por medio de la palabra escrita generar emociones y conciencia entre los lectores de este medio de comunicación. En esa primera ocasión mi participación llevó el nombre de “Seguridad en México, estudio aplicado Ciudad Obregón” en el que se escribía a cerca de la crítica situación que se vivía en ese entonces en Cajeme.

Hoy a más de dos años de haber escrito dicha participación, estamos pasando por el momento más difícil de esta crisis de seguridad que se ha enquistado en nuestro Municipio desde hace casi una década.

PUBLICIDAD

Cajeme se ha convertido en un Municipio que ha generado polémica no solamente a nivel federal, si no que durante los últimos meses nuestra pequeña ciudad que solía ser reconocida por su tranquilidad y limpieza, ha sido reconocida por medios de comunicación a lo largo del mundo entero por la inseguridad que se vive, convirtiéndonos en la cuarta ciudad más violenta de la tierra según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal con un total de 101.13 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Noticia Relacionada

PUBLICIDAD

El último hecho violento que cimbró prácticamente a toda la población cajemense fue el lamentable asesinato de quien fuera procurador de Justicia del Estado de Sonora, diputado federal, diputado local y actualmente candidato a presidente municipal y abogado de la familia LeBarón, Abel Murrieta, quien contaba con estima personal entre la sociedad cajemense, lo que generó pesar en sus cercanos, pero también en toda la clase política local debido a la indolencia del crimen perpetrado contra el político y abogado.

Tal como el lastimoso caso de Abel, en Cajeme se perpetran aproximadamente dos homicidios diariamente en el que han perdido la vida comunicadores, periodistas, deportistas, artistas, policías y un sinfín de personas que sin deberla ni temerla han sido víctimas de esta ola de violencia que parece no tener final en nuestro Cajeme, por lo cual familias enteras han optado por huir de Cajeme debido a la inseguridad que ha convertido a una ciudad entera en un campo de batalla.

Los hechos de los últimos días ponen a pensar en que tal vez la batalla está perdida, y Cajeme está condenado a ser una narco ciudad en la que no hay ley bajo la cual se puedan guarecer los ciudadanos.

Afortunadamente para los cajemenses, no hay que tener duda de que los buenos somos muchos más y que a pesar de que las autoridades han fallado en su tarea de brindarnos seguridad prefiriendo la fanfarronería de pedir el voto en campañas políticas carnavalescas en lugar de darnos resultados en los puestos para los que los elegimos, aun podemos recuperar el camino hacia la paz de nuestra ciudad haciendo lo propio.

Para recuperar Cajeme de las garras del crimen y la corrupción, la clave está en empezar cada uno de nosotros desde nuestra propia casa, volviendo a la impartición de los valores familiares que nos permitan acabar con la violencia desde la prevención, con jóvenes mucho más conscientes de la importancia de nuestra comunidad.

borbonmanuel@gmail.com