buscar noticiasbuscar noticias

Nos vemos en las urnas o en las ruinas

Sobre los políticos mexicanos no escucho otra cosa más que mentadas de madre, que son de lo peor, que son unos rateros, unos sinvergüenzas vende patrias, que son ignorantes, advenedizos, traicioneros y una lista interminable de calificativos tan despreciables, que no hace más que obligarnos a detenernos y pensar, bueno si así como decimos que son nuestros representantes populares y funcionarios públicos que mediante el voto de la mayoría llegaron a ocupar el puesto que ahora ejercen, entonces ¿Los votantes se equivocan en cada elección? ¿O los políticos no son más que una muestra de lo que somos como sociedad?

En lo personal, pienso que son como un espejo de lo que somos como comunidad, ni más ni menos, con más fallas que aciertos, por lo que la situación de caos y anarquía que se vive en nuestro país, es responsabilidad de todos.

Jesús Huerta Suárez
PUBLICIDAD

¿Cómo puedes creer que los que nos gobiernan saben cómo hacerlo si nosotros mismos ni siquiera sabemos cómo gobernar nuestras vidas? es más, no gobernamos ni nuestra mente que hace con nosotros lo que quiere, y en el más común de los casos, nos hace sentir insatisfechos por todo. ¿O es que acaso creemos que los políticos son una clase superior de gente con más inteligencia o con más capacidad intelectual para resolver los problemas de una manera más efectiva que un ciudadano común?

Noticia Relacionada

PUBLICIDAD

¿No es cierto que a la hora de votar por tal o cual candidato dejas que tu subconsciente elija? Es decir, que te vas con la finta y escoges al que luce más jovial, o más simpaticón, o canta bonito, o te recuerda a un actor (actriz) de cine o tiene el trasero que tanto te gusta, o es tu vecino (a), o es amigo(a) de un amigo de un amigo, o alguna cosa por el estilo, porque de qué otra manera nos explicamos cómo es posible que durante años México siga estancado, claro, sí claro, ha habido avances, pero muy pocos.

¿No nos la pasamos quejándonos de la corrupción, de los malos y caros servicios públicos, de los malos servicios en los hospitales, de que los policías dan miedo, de que no te pagan lo justo, de que a pesar de ser productores pagamos más cara la gasolina que otros países que la importan, de que a chuchita la bolsearon, etc.?

...Y luego, luego olvidamos cómo vinieron a pedirnos el voto poniendo carita de lástima y tú, en tu papel de perdona vidas, se los diste, y una vez en el poder, n' hombre, ni te pelan y te quieres morir. Luego se invierten los papeles, es decir, tu empleado que contrataste (el funcionario) se mete a tu casa y te saca de ella de una patada, y ¿Tú qué haces?, quejarte y esperar otros 3-6 años para que te hagan ojitos y les des tu voto otra vez, y así, la historia se ha venido repitiendo por cientos de años en nuestro México surrealista.

Pero si somos iguales, pues, qué le peleamos, no nos interesa capacitarnos, no respetamos, no pensamos en otra cosa que la fiesta, queremos ser gobernadores con solo terminar la prepa o que nos den algún tipo de apoyo económico y con eso nos damos.

A quién le importa, si después de todo somos iguales a los políticos que tanto criticamos, nomás que con una gran diferencia: Unos miles de pesos (millones en algunos casos) Va.

"No les pido que me den, sólo que me pongan donde hay"

 Anónimo muy mexicano

Jesushuerta3000@hotmail.com