buscar noticiasbuscar noticias

“Morir es un alivio”

Mientras que los que quieren ocupar los puestos de gobierno en el Municipio de Cajeme y en el Estado de Sonora comienzan a hacer sus cabildeos públicos y privados para medir fuerzas, para luego tratar de conquistar a los posibles votantes en las próximas elecciones; y mientras que los que ostentan el poder se hacen de la vista gorda o niegan todo desde su universo paralelo, Cajeme y Sonora se tiñen de sangre a diario. Y tan lo rehúyen o lo niegan o lo maquillan que, precisamente el meramente bueno de la seguridad en México, anda ocupado buscando ser gobernador de Sonora. Para las autoridades no pasa nada y si pasa no saben qué hacer. Ellos juegan el juego del poder.

Por otro lado, madres de familia son las que encuentran los cadáveres de sus hijos y de los hijos de muchos otros a lo largo y ancho del municipio y del estado. Las fosas clandestinas también han ido multiplicándose cual flores en primavera. Ahora también son algunos niños los que han muerto, son muchos jóvenes y hombre en edad productiva los que caen abatidos a diario por doquier. Algunos son descuartizados, quemados, degollados, vamos, son asesinados con una saña inaudita. Como si además de aprendices de sicarios, hubiera asesinos con doctorado en la contracultura de matar.

Y, bueno, ¿por qué hay tanta violencia a nuestro alrededor muchos nos preguntamos?  En parte, porque para muchos, morir es un alivio. Han vivido vidas tan paupérrimas que no les puede mataro morir, de ahí que haya tantas balaceras, enfrentamientos y demás actos violentos a plena luz del día y en donde sea, puede ser en una iglesia o en un camino entre la basura.

Noticia Relacionada

La violencia no solo se da solo entre narcos que se disputan a los clientes, también se da mediante el cobro de derecho de piso, los secuestros, las extorsiones, los amores clandestinos, los feminicidios, el vandalismo, los prepotentes al volante, los esposos y los hijos. Es por todos lados que corre la sangre en este lugar y en este país. La vida no vale nada, y es que para una gran mayoría de mexicanos la vida no ha sido más que carencias, dolor, drogadicción, alcoholismo, olvido y falta de educación que, entre otras cosas, lo que lleva a cada vez más personas a incursionar en el narcotráfico que siempre termina en violencia, y mientras no se diseñen y se apliquen verdaderas políticas públicas preventivas y de seguridad, nada cambiará, pues, como dicen los expertos en el tema, las políticas las diseñan, si es que lo hacen, bajo la lógica política, de ahí que la seguridad en el país sea un fracaso.

Hay que reconocer que los narcos son parte de nuestra sociedad; ellos no se ven ni como víctimas ni como monstruos; ellos han vivido a los mismos discursos, valores y tradiciones que todos nosotroseste sentimiento de marginación, sumado a su problema de adicción a las drogas y la falta de un propósito general de vida hace que valoren poco sus vidas y que la muerte, en cambio, sea vista como un alivio”, comparte la profesora Karina García Reyes, de la Universidad de Bristol.