buscar noticiasbuscar noticias

La izquierda en Sonora, una historia de refranes

Visión juvenil

Uno de los referentes ideológicos y morales más reconocidos de la izquierda a nivel internacional, Karl Marx, decía que la historia siempre se repite, primero como tragedia, después como una farsa. Justamente, dicha frase le cae como anillo al dedo a la historia reciente de la izquierda en Sonora, toda vez que hoy en día parece repetirse la historia como una verdadera tragicomedia que pudiese culminar en los próximos comicios del 6 de junio.

Comencemos por analizar las diferentes fuerzas políticas que han tenido injerencia en la vida pública del estado de Sonora, las cuales, al paso del tiempo han ido perdiendo vigencia y, desafortunadamente, tienden a desaparecer luego de unos pocos minutos de fama. Tal es el caso de los extintos partidos de izquierda como el Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, Partido Popular Socialista, Partido Social Demócrata, entre algunas otras instituciones políticas que debido a diferentes causas se han quedado en el camino y pasaron a la historia como un intento fallido más de establecer un Gobierno con tintes ideológicos de izquierda en nuestra entidad. A las fuerzas políticas de izquierda le sobreviven una triada de partidos políticos consolidados en nuestro Estado, siendo estos el Partido del Trabajo, Partido de la Revolución Democrática y Morena.

PUBLICIDAD

En la historia reciente de nuestro Estado el referente inmediato de la gobernanza izquierdista se encuentra en las elecciones locales de 1997, en el que después de una atípica elección en la que el Gobierno del Estado se mantuvo en poder del PRI de la mano de Armando López Nogales, las alcaldías municipales se dividieron en tercios, ganando los municipios del norte del Estado el PAN, la sierra el PRI, mientras que en la mayor parte del sur del Estado se pintó de amarillo encabezado por nuevos liderazgos del PRD.

Noticia Relacionada

PUBLICIDAD

En esta ocasión, llegaron al poder emanados de la izquierda, alcaldes como Sara Valle Dessens de Guaymas, quien no logró cumplir la totalidad de mandato debido a señalamientos que derivaron en su destitución, Javier Lamarque Cano en Cajeme, José Guadalupe Curiel en Navojoa, Juan José Lam en Huatabampo, entre algunos otros entes políticos emanados del PRD.

Hoy en día, a poco más de dos décadas de esta oportunidad de oro que tuvo la izquierda en Sonora, la historia parece repetirse como una farsa, ya que, la izquierda no solamente en Sonora, sino en todo México paso a estar del lado de Morena, representada, otra vez ni más ni menos que por Sara Valle y Javier Lamarque en el sur del Estado. Dice el conocido refrán de la cultura mexicana que, quien no conoce su historia está condenado a repetirla. Todos sabemos cómo acabaron dichos gobiernos con sus cinco minutos de fama en la década de los noventa cuando después de un breve periodo en el poder demostraron su falta de oficio político y madurez para la toma de decisiones lo que generó que en las elecciones del 2000 perdieran prácticamente todo lo ganado.

Desafortunadamente para el sistema político en el Estado, la izquierda sonorense no ha tenido liderazgos políticos y sociales que representen genuinamente los valores de la izquierda como el progresismo y la lucha por la igualdad, empoderando a políticos pragmáticos y sin esencia propia que lo único que han logrado es desestimar el sistema de partidos y los balances democráticos que debería de haber en un sistema de nueva gobernanza pública.

Las y los verdaderos sonorenses de izquierda tienen frente a ellos la batalla, quizá de sus vidas, que radica en dejar que los pragmáticos se apoderen del único ente político de izquierda como lo es Morena, o recuperan la dignidad progresista para restablecer sus ideales. Por último, hemos visto como en Sonora, hasta la izquierda se ha vuelto conservadora, lo que no abona en absolutamente nada al sistema de contrapesos y representación de todos los sonorenses.

borbonmanuel@gmail.com