;
buscar noticiasbuscar noticias

La hipocresía

Antro de Obregón, acusado de discriminación a jóvenes Down, se disculpó no por ello, sino por usar pirotecnia por su aniversario

Una disculpa pública fue emitida por el antro clasista, homofóbico y capacitista de Ciudad Obregón, en sus redes sociales externaron un comunicado, pero no, no fue por la discriminación que ejercieron contra jóvenes con síndrome de Down, fue por usar pirotecnia.


Y es que "harto cuete" tiraron el pasado viernes para celebrar un aniversario más del Monet, antro ultra exclusivo del rancho, y aquí es donde una vez más queda demostrada la hipocresía de las y los cajemenses.

Noticia Relacionada


El establecimiento se disculpó, no por las personas con autismo, ansiedad o problemas de los nervios, mucho menos por los animales que se afectan por los estruendos, sino porque el uso de la pirotecnia está prohibido.

Tras negarle el acceso a los tres jóvenes, "por no saber cómo iban a reaccionar", la organización Actívate presentó una queja el pasado cuatro de octubre ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), el cual determinará si se trató de un acto discriminatorio o no.

Pero, hasta el momento, no existe más información; no hay una postura oficial. Sin embargo, en caso de proceder, la organización espera que se concientice a los empleados y propietarios del establecimiento con talleres sobre discapacidad y una disculpa pública.

En mayo de 2009, en el Diario Oficial de la Federación (DOF), se publicó la convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, donde el Articulo 4, indica que los estados deberán aplicar medidas para ninguna persona, empresa u organización discrimine por motivos de discapacidad, mientras que el artículo 5 señala que los estados prohibirán la discriminación por motivos de discapacidad.

De acuerdo con datos de la Conapred, la tercera parte de las personas con discapacidad, es decir, un 31 por ciento afirmó que en los últimos cinco años se les han negado sus derechos sin justificación, mientras que el 48 por ciento considera que sus derechos no se respetan.

Pero en fin, "la hipotenusa", como dice la chaviza, pues una prohibición como la pirotecnia sí amerita una disculpa, pero no un acto directo por parte de un empleado del establecimiento, a pesar de que ambas acciones están prohibidas y ameritan sanción.

Esto solo demuestra la falta de acción ante los temas de discriminación ya sea de organismos como la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), ayuntamientos municipales o el Gobierno Estatal.