buscar noticiasbuscar noticias

Instituciones y construcciones

Historias del Mayo

Dr. Felipe Gutiérrez Millán

Parte VI

Presa Mocúzari. - El Valle del Mayo y sus habitantes sufrieron las consecuencias de grandes inundaciones por desbordamientos del cauce del río Mayo en fechas que marcaron su historia, 1868, 1907, 1914 y 1949, por mencionar algunas. "Los antecedentes del proyecto de aprovechamiento de las aguas del río Mayo mediante la construcción de una gran presa de almacenamiento se remontan a 1923, año en el que se realizan los primeros estudios para determinar su factibilidad" (Héctor M. Arias Rojo. Saneamiento de la Cuenca Baja del Río Mayo. Colegio de Sonora, 2009). Sin embargo, la falta de recursos económicos en esa época impidió que se concretara el proyecto.

No sólo se trataba de aprovechar las aguas para riego sino de proteger las vidas y patrimonio de los habitantes de este valle con la construcción de una presa, por lo que, después de diversos estudios a principios de los cincuenta del siglo pasado, se estableció que el lugar más apropiado para llevar a cabo esta gran obra estaba situado a 45 km al noreste de Navojoa, en el municipio de Álamos, en un área conocida como Mocúzari. Asimismo, se determinó que el potencial de tierras a regar sería de 80,000 hectáreas.

El Río Mayo nace en el vecino Estado de Chihuahua e irriga una superficie de 11,000 Km² en su recorrido hasta desembocar en el Mar de Cortés (Océano Pacífico). Tiene entre sus afluentes a los ríos Basaseachic, Concheño-Moris y San José Ocampo, además de los arroyos Hondo, El Limón, Guajaray, Los Mezcales, Gochico, Taymuco, El Salado, Jíjiri y Yorentamehua. Sus escurrimientos promedian 1,169 mm³ y constituyen el 79% de los recursos hídricos de la región, cuya cuenca recibe también el afluente del arroyo Cocoraque.

Oficialmente el Distrito de Riego del Río Mayo (DR-038) se creó por acuerdo presidencial en 1951 en el período de Miguel Alemán Valdés (1946-1952). De la presa derivadora de Tesia se desprendieron dos canales (el Tesia y el Rosales). A la altura de Bacobampo se construyó otra presa derivadora compuesta por dos canales más. Con estas obras, la superficie beneficiada en 1956 fue de 82 mil hectáreas, la cual cuadruplicaba el área registrada 15 años atrás y se pensaba ampliar dicha superficie con la perforación de 200 pozos artesianos para 8 mil ha. adicionales. Fue tal el impulso brindado, que esta región del Mayo junto con la del Yaqui, concentraron en ese año el 87% de las tierras regadas por gravedad y el 60% de toda la superficie irrigada en el Estado.

Al siguiente año se iniciaron los trabajos de construcción de la presa que llevaría el nombre del Presidente de México en turno, Adolfo Ruiz Cortines (1952-1958), también conocida como Mocúzari. La obra estuvo a cargo de la Compañía Morrison Knudsen de Sonora, S. A. de C. V. con un costo de poco más de 109 millones de pesos y una capacidad –actual- de 950.3 millones de m³. Fue construida en un período de poco más de 3 años con materiales graduados con corazón impermeable e irriga alrededor de 120,000 ha. Además, se le agregó una planta hidroeléctrica que genera 10 megawatts de energía eléctrica. Al inicio de la década de los noventa se le hizo una sobreelevación a la cortina para mejorar su capacidad.

Una anécdota: la presa Mocúzari inició operaciones en 1956 con el fin de controlar las avenidas del río Mayo, sin embargo, en enero de 1959 ocurrió una gran inundación y la gente se preguntaba ¿de qué sirvió la presa? No cabe duda que la naturaleza manda y una vez más hizo sentir su fuerza y autoridad. Después hubo otras crecidas del río en 1984 y 1985 pero fueron controladas con la instalación de "agujas" y hasta hoy en día se ha tenido éxito con la sobre-elevación de esta cortina.

En la actualidad, en la búsqueda de fortalecer el control de las avenidas de agua, se construyó aguas arriba la Presa Bicentenario asentada en la región llamada Los Pilares con un almacenaje de 484 millones de m³. El sur de Sonora tiene la vista puesta en el futuro con la seguridad del suministro de agua para consumo y riego de sus cultivos, pero sobre todo con la seguridad de sus habitantes y sus propiedades logrando el control del impetuoso río Mayo.