buscar noticiasbuscar noticias

Instituciones y construcciones (parte XVI)

Historias del Mayo

Plaza 5 de Mayo.- El diseño del nuevo fundo de Navojoa, alrededor de la estación del ferrocarril, se llevó a cabo en la primera década del siglo XX por el dibujante Jesús Parada, un hombre de excelsa profesión católica y, por su propia iniciativa, al trazo del plano le adicionó una diagonal con el deliberado propósito de que no se impidiese la secular y tradicional procesión de San Juan hacia Tetanchopo, San Ignacio y otras comunidades. Desde ese diseño se contempló una plaza en forma circular y la confluencia de varias calles, entre ellas la diagonal que llevaría por nombre Benito Juárez. Esto, por decisión del Prefecto del Distrito de Álamos, Ing. Francisco A. Salido, un hombre de ideas liberales.

Sería hasta 1916 cuando se informa en sesión de cabildo que "...se contaba con el apoyo del Gobierno del Estado para la construcción de escuelas, una noria pública, la construcción de una plaza pública, compostura del camino carretero a Álamos y la construcción de un rastro en la Colonia Reforma" (Acta de Cabildo del Ayuntamiento de Navojoa -ACAN-  14 de diciembre de 1916).

El 22 de octubre de 1917, el Ayuntamiento de Navojoa nombra una Comisión para recabar fondos para la construcción de la Plaza de Armas. Esta queda integrada por los CC. Francisco G. Ramírez (Presidente), Tomás R. Bours Jr. (Primer Vocal) y Jesús Ruy Sánchez (Segundo Vocal). En julio de 1919 se aprueba el "embanquetado" de la Plaza 5 de Mayo (Se desconoce la fecha en que se le asigna este nombre).

En febrero de 1921, el Gobernador Flavio A. Bórquez Velderrain, autorizó que se realizaran loterías con el objeto de dotar de agua y luz eléctrica a esta plaza y, en diciembre del mismo año, se menciona en actas de cabildo un oficio dirigido al Sr. Agustín F. Bosse, Gerente de la Cía. Industrial de Navojoa, manifestándole formalizar contrato provisional para el establecimiento del alumbrado eléctrico en la Plaza 5 de Mayo y escuelas oficiales contiguas con motivo de la inauguración de la escuela de varones en el nuevo edificio.

"Se informa de las cartas de los señores Generales, de División Ángel Flores, de Brigada, Roberto Cruz y Jesús M. Garza, relativas a las gestiones del C. Presidente Municipal Yocupicio para la instalación de un kiosco (estilo morisco) y el enverjado en la Plaza 5 de Mayo. El C. Presidente hizo conocer a los C. Regidores que el C. General Ángel Flores ofreció contribuir para esta mejora con la cantidad de $10,000.00. (ACAN. 13 de mayo de 1922). En noviembre de ese año se presentó un presupuesto de $3,694 oro nacional para la pavimentación (encementado) de la plaza por los señores Felizardo Esquer y Francisco Valenzuela.

Para los trabajos del anillo de la plaza, el Ayuntamiento recibe el presupuesto que realizó el Sr. Jesús Jacobo por la cantidad de $2,710 por la mano de obra y solicita el siguiente material: 400 toneladas de piedra, 700 sacos de cemento, 45 toneladas de arena, 75 toneladas de cal y, 750 toneladas de cascajo. (ACAN. 14 de enero de 1923). Ese mismo año, el mes de agosto, el Presidente Municipal Interino Daniel Sañudo solicita contribución para la terminación del kiosco para inaugurarlo en las fiestas patrias. Al siguiente año, el mes de febrero, el Ayuntamiento aprueba la adquisición de bancas de madera (con respaldo) ofertadas por la empresa W. Melchers.

El primer registro de actividades culturales se encuentra en el acta de cabildo del 10 de abril de 1930: "Se ordena al Sr. Eduardo Valdez, Director de la Orquesta Jazz, que dé audiciones en la Plaza 5 de Mayo los domingos de 19 a 21:30 horas". Asimismo, en 1934 el Ayuntamiento acuerda fijar los horarios para estas audiciones: los jueves el Sr. Ramiro Ibarra y, los domingos el Sr. Eduardo Félix, ambos de 19 a 21 horas.

En 1935 aparecen los registros de algunas refresquerías. Así, el Sr. Rubén Félix comunica al Ayuntamiento la apertura de su refresquería "La Primavera" para sustituir la del Sr. Efrén Zárate y, el Sr, Hinso Tanada solicita reducción de la cuota por su refresquería quedando fijada en $1.35 diarios.

Fue en el año de 1954 que se sustituyó el kiosco por un auditorio y, en 1979 el Arq. Moisés Balderrama (periodo del Lic. Daniel Acosta Cázares) remodeló completamente la plaza reubicando las dos neverías a un costado del auditorio, la construcción de graderío estilo romano, nuevas bancas metálicas y alumbrado, fuentes de agua y, colocación de diversas palmeras. Así es la plaza hoy en día, lugar de esparcimiento familiar y centro de reunión de jóvenes y adultos mayores. Orgullo navojoense.