buscar noticiasbuscar noticias

Infrahumanos

Me preocupa ver cada vez más personas que se puede considerar que viven de manera infrahumana. En condiciones muy, pero muy, por debajo de lo que un ser humano merece. En condiciones inapropiadas totalmente para su dignidad como individuos. Creo que a todos nos ha tocado ver esta situación y no, hablar de infrahumano no es únicamente referente de pobreza extrema, falta de acceso a la educación, abusos de cualquier tipo, violencia, de manera insalubre, con alguna discapacidad física o mental, socialmente rechazados, sin oportunidades de empleo, sin un techo, ni una cama y, lo peor, sin afecto.

Esas personas, hombre y mujeres, niños y ancianos, deambulan día y noche por la ciudad y los caminos, en todos los puntos cardinales. Cada día son más, señal de que estamos haciendo las cosas mal.

Todos ellos son hijos de alguien que los hundió en la mala vida. Una vida que nadie merece y que nadie pidió. Son hijos de la ignorancia, de la lujuria y de la irresponsabilidad, con el agravante de una sociedad, unas instituciones públicas y privadas, una autoridad gubernamental que no ha podido, o no ha querido, o no ha entendido cómo evitarlo. En esto todos tenemos algo de culpa y de responsabilidad. Esto incluye a todos esos medios de comunicación, “líderes”, artistas, políticos, maestros, padres de familia y meros ciudadanos que, aun teniendo todas las bendiciones o privilegios como son la educación, el cariño, los recursos, y los estudios, no solo no ayudan al prójimo o responden por sus actos o predican con buenos ejemplos, sino que corrompen a los demás en afanes mercantilistas o nihilistas.

Porque también hay personas que aun con educación y recursos viven de manera infrahumana al no cultivar nuestras características humanas como la compasión, la sensibilidad, el razonamiento, la meditación, el servicio social, la bondad y la caridad, y actúan de manera atroz y despiadada contra todo y contra todos. Son infrahumanos, crueles, brutales y miserables.

Como que no queremos entender o no sabemos cómo hacerlo, pero seguimos olvidando que toda vida tiene un sentido y merece estar en constante superación física, intelectual y espiritual para poder aspirar a realizarnos y a prosperar hasta lograr dejar atrás lo infrahumano.