buscar noticiasbuscar noticias

Indiferencia ante la sequía

Manuel Borbón Morales

(Lic. Ciencia Política y Administración Pública)

Actualmente se viven en Sonora momentos sumamente complejos debido a la grave sequía que aqueja a la entidad, la cual se cree podría ser la peor que ha sufrido el estado desde los últimos 50 años, golpeando a prácticamente todos los habitantes del estado, así como a las actividades primordiales que mantienen en pie la economía y por ende la calidad de vida de millones de ciudadanos.

Uno de los sectores que más se ha visto afectado ante esta situación, es el sector ganadero, uno de los sectores primarios que sostienen la base de la economía sonorense, debido a que, tan solo en el estado de Sonora, la cultura de la ganadería se practica en aproximadamente el 85% de la superficie de la entidad, sin importar el clima o tipo de suelo, esta noble actividad se ha convertido un sello y el distintivo de la identidad del Sonorense, en prácticamente el mundo entero. Más allá de la importancia en la cultura de esta primordial actividad, la ganadería en Sonora aporta el sustento diario para casi 40 mil familias que dependen directamente de ella, asimismo, la derrama que esta actividad representa para múltiples actividades que indirectamente se ven relacionada rebasan por mucho esta cifra.

Es por lo que, la sequía que se vive actualmente en todo el territorio estatal ha puesto en jaque a los productores y sus familias, debido a la alza generalizada en los insumos necesarios para sobrellevar esta actividad y por la baja que han tenido los precios del ganado en el mercado. La coyuntura se agrava aún más cuando vemos las cifras que expertos en el tema han lanzado sobre el tema, lo que nos hace ver la alarmante situación y las posibles afectaciones que tendrá si no se toman cartas en el asunto con calidad de urgente.

Las circunstancias actuales se encuentran en estado crítico, toda vez que según el último reporte del Monitor de Sequía del Servicio Meteorológico Nacional, el 100 por ciento del territorio sonorense se encuentra en algún grado de sequía, en comparación con años anteriores donde dichas cifras reflejaban datos cercanos al 20 por ciento, por lo cual los municipios del sur de Sonora como Navojoa, Álamos y Quiriego se han establecido como zonas vulnerables por la Comisión Nacional del Agua debido al alto índice de afectación que presenta dicha región, donde se prevé que al menos 60 mil cabezas de ganado podrían estar en riesgo debido a esta situación.

Ante tan compleja situación, se esperaría que las autoridades correspondientes de todos los niveles de gobierno, pero, sobre todo, de la Unión Ganadera Regional de Sonora y de las Asociaciones Locales de los diferentes rincones del estado, se pusieran a trabajar en consecuencia y lanzar un plan de recuperación contra-cíclico que ayude a dicho gremio a sobrellevar tan difícil situación por medio de múltiples vías como pueden ser:

1. Redistribución de apoyos especiales para sequía enfocados en pequeños productores

2. Capacitación a ganaderos en el uso de nuevas tecnologías para volver más eficiente el uso de suelo y recursos naturales

3. Asesoría en manejo de ganado para incentivar la producción eficiente por medio de especialistas y técnicos capacitados

4. Asesoría en el uso de suplementos y medicamentos para el aumento de productividad

5. Utilizar las nuevas tecnologías para incentivar y dinamizar el mercado

Estas son solo algunas propuestas que podrían servir como el detonante que el sector ganadero en el estado de Sonora está esperando. Para que se lleven a la realidad es muy importante que lleguen autoridades con voluntad y una verdadera vocación de servicio hacia los pequeños productores que históricamente han quedado rezagados ante este tipo de apoyos, sobre todo cuando estamos hablando de un estado en el que el 90 por ciento de los ganaderos cuenta con menos de 50 ejemplares.

Lo que no se mide y no se registra, no se evalúa, no se controla y por lo tanto no mejora

borbonmanuel@gmail.com