buscar noticiasbuscar noticias

Funcionarios públicos y el espíritu de servicio

Casi más o menos como una pandemia se ha desatado el entusiasmo por ser funcionario público, por medio del voto popular y es en un entusiasmo que no tiene razón de ser porque si algo existe en el ambiente gubernamental es el cambio de las reglas del juego en comparación a tiempos anteriores.

Pero conociendo estos cambios, aun así sobran aspirantes a los diversos puestos de elección popular y alguien puede decir que esto es producto de la democracia que hoy se vive en el país y todo ciudadano puede hacer uso de ella, con el objetivo de trabajar por su país, Estado y comunidad.

Y si se lee de esa manera, puede que se tenga razón de la efervescencia que existe por servir a la sociedad, aunque no es tan sencillo como parece, porque si la responsabilidad se toma en serio, se puede pensar que el entusiasmo de muchos, nada más se quede en eso porque para lo que demanda la sociedad, se requiere espíritu de servicio y experiencia.

Noticia Relacionada

Pero también lo que ha prevalecido en mucho de lo que viene a ser el ejercicio público, ya sea por el voto popular o asignación, es que la carencia para saber hacia dónde debe de ir la sociedad, porque la muestra de esa ausencia de ese conocimiento está a la vista.

Y no porque no se haya hecho nada en épocas anteriores, sino que pudo hacerse mucho mas de lo que hoy se observa como Estado y municipios, que en muchos de los casos es bastante la deuda social y de avance económico que se deja, cuando en un principio se dijo que el panorama iba a estar mejor en el futuro cuando la votación y asignación los favoreciera.

En muchos de los casos al parecer, el destino los alcanzó y lo que se pudiera haber hecho no se hizo y además como la dinámica de la sociedad no se detiene hoy en día las necesidades están de forma multiplicada, que puede ser que los tiempos no le alcancen a los próximos, porque es exponencial su crecimiento.

En estos tiempos de emergencia sanitaria y urgente reactivación económica, es importante considerar que las buenas intenciones de los interesados en puestos públicos, no nada más deben de ser lemas de campaña, sino acciones efectivas en beneficio de la sociedad.

Se requiere necesariamente, el de dimensionar realmente la responsabilidad que corresponde a la función que se pretende desarrollar y entender, que ya los esquemas de compromisos políticos utilizados en el pasado, ya en lo que serán los años de ejercicio público no serán suficientes.

Lo que ahora requerirá la sociedad y sus sectores productivos, serán ciudadanos comprometidos con sus electores y no con sus objetivos políticos para poder cambiar lo que hoy se ve en franco atraso y estancamiento económico y social.

Es tiempo de dejar en el pasado las prácticas de convencimiento a partir de promesas, despensas y vestimenta, para situarse en lo que realmente es la función pública y que viene a ser el mejoramiento del nivel de los habitantes del Estado y municipios.

Y que es ahí donde las promesas se tienen que cumplir, porque la mayoría de las veces, la falta de realidad es sustituida por información que no corresponde a la realidad en que se vive en la sociedad y ya es tiempo de que este criterio deba de cambiar, porque la principal aspiración de los habitantes, es vivir mejor.

Ahora, es mucho lo que se tendrá que hacer en el futuro inmediato, porque los efectos económicos y sociales, que está dejando la pandemia son cada vez mas negativos y a esa situación critica se le tendrá que hacer frente.

Y si a esto se le agrega, que la actividad económica demandará una real reactivación, en todos los sectores productivos, entonces se hace necesario trabajar en serio, a partir del compromiso de participar en la vida pública del Estado y Municipio.

Pero además estas necesidades que han surgido producto de la pandemia, tienen bastante presencia las que vienen de otros tiempos y presentan un amplio nivel de rezago y también se les tiene que dar atención de forma inmediata y prioritaria.

Se ve que es muy satisfactorio el aspirar a un puesto público, pero es mas gratificante cuando la representación asignada o adquirida, se utiliza para servir a la sociedad en atención a todas sus necesidades.

Ya es tiempo de que el trabajo de los representantes populares del Estado de Sonora y sus municipios, para que se pueda contar con una Entidad pujante y de desarrollo económico y social como lo demandan los sonorenses.

DEL ESCRITORIO

Con el comportamiento de la pandemia a nivel nacional, se ve complicado que la cantidad de empleos que existen en el país se puedan sostener, porque por mas que se realice un esfuerzo por parte de las empresas y negocios, no deja de impactar de forma negativa la presencia del virus en todas las actividades y se espera que con la llegada de las vacunas, este panorama empiece a cambiar favorablemente... Complicada la definición que se le presenta al país, cuando dice la correduría norteamericana, Moody´s, que es hasta riesgoso no endeudarse en México, cuando todos los países del mundo lo hacen , sin llegar a comprender de que lo mas viable es tener finanzas públicas sanas y una mejor aplicación de los recursos económicos... Puede ser que con la llegada de las vacunas, el trabajo desde casa (home office) tienda a disminuir, por la certidumbre del medicamento, pero lo que sí es real, que esta forma de trabajar se queda.