¿Eres tóxico?

Los ponzoñosos gozan burlándose de los demás y aprovechan cualquier error o defecto físico para burlarse, pero esconden sus yerros

Por: Jesús Huerta Suárez

Cuando escuchamos hablar sobre personas tóxicas inmediatamente pensamos en los demás, pero es posible que nosotros mismos seamos una de esas personas que sin darnos cuenta o adrede vamos esparciendo chorros de veneno a nuestro paso. Nada nos detiene y con nuestra mala actitud no hacemos más que echar a perder lo bueno que podríamos obtener de la convivencia entre amigos, familiares y personas en general, por lo que paso a paso y poco a poco nos vamos intoxicando a nosotros mismos y a los demás con nuestra mala vibra, por eso te pregunto, ¿eres o no eres una persona tóxica?

Más vale que detectemos algunas de las características que delatan a los ponzoñosos: los tóxicos gozan burlándose de los demás; aprovechan cualquier error o defecto físico para burlarse sin importarle cómo te sientes, mientras esconden sus propios defectos o errores.

Los tóxicos no saben distinguir límites y se meten en situaciones o temas que no son de su incumbencia por puro gusto. Les encanta crear conflictos y confusión para robarte tu paz mental. Esas personas tienen “algo” que a tus verdaderos amigos y a tus familiares no les agrada, aunque muchas veces no sepan decir qué es eso que les molesta. Son crueles y despiadados; no les importa herir a quien sea. Las personas tóxicas siempre tienen otra “realidad” de las cosas muy diferente a la tuya; no son empáticos y creen que sus deseos y opiniones son lo único que importa. No saben pedir disculpas. Ellos nunca se equivocan. Son expertos manipuladores, al grado que muchas veces terminas haciendo algo que no querías con tal de darles gusto. Son demandantes de tu tiempo y atención; cuando tú hablas te interrumpen o no te ponen atención; solo les importa lo que ellos hacen o dicen.

Son controladores porque se creen mejor que los demás y usan ese control para satisfacer sus deseos. Los ponzoñosos mienten todo el tiempo, al grado de creerse sus propias mentiras y son expertos en eludir sus responsabilidades con una facilidad sorprendente. Son de esas personas que solo las verás en las buenas, porque cuando te está yendo mal o tienes problemas, se alejan hasta que todo esté bien para seguir chupando sangre. Los virulentos nunca te cuentan todo sobre su vida, pero sí cuentan a los otros todo sobre la tuya. Estos abusadores son expertos en hacer responsables a las víctimas de lo acontecido, con comentarios como: “Con razón la gente habla mal de ti”, “Se te olvida todo lo que tú me has hecho”, “¿De cuándo acá eres tan sensible?”, “¡Así no fueron las cosas; estás inventando!”, entre otras muchas frases que usan para evadir la responsabilidad de sus actos.

Otra característica de las personas tóxicas es que siempre están a la defensiva y les gusta hacerse las víctimas. Todo les da celos o envidia, y cuando se van de tu lado te dejan exhausto. Por lo general son groseros con los meseros o personas que consideran de menos estatus socioeconómico que ellos; siempre andan buscando culpables de todo y que les des tu aceptación.

Estas son algunas de las principales características de las personas tóxicas… ¿Eres una de ellas?

Jesushuerta3000@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Noticias Recientes