buscar noticiasbuscar noticias

El aeropuerto que no despegó

PUBLICIDAD

Las aerolíneas han tenido desde un principio dudas de la viabilidad del nuevo emplazamiento, particularmente por la lejanía de los centros de demanda, la complejidad de operar en dos terminales vuelos de conexión y la duplicidad de los costos de la operación terrestre. Con la crisis a cuestas y la urgencia de maximizar la ocupación de sus aviones disponibles, las compañías concentrarán sus esfuerzos en los actuales puntos de demanda probada como es el AICM donde se redujo 75% sus volúmenes de transporte y ello aminoró la presión que hace apenas dos meses se había desbordado en más de 60 operaciones por hora.

PUBLICIDAD

De hecho, con muchos menos vuelos en lo que resta del sexenio, los ingenieros de NavBlue, a cargo de Fabrice Hamel, no tendrán que sufrir por un rato para intercalar los vuelos del eventual Felipe Ángeles con un AICM que tiene espacio de sobra por varios años

Empero, conforme a los datos de la subsecretaria de transportes a cargo de Carlos Morán, el AICM recibió originalmente un presupuesto pobre de 3,053 millones de pesos para reparaciones en pista y algunos servicios, pero sin resolver los graves hundimientos diferenciales en la T2 o el riesgo estructural en algunos edificios de la T1.

Y aunque el aeropuerto capitalino padece las múltiples deficiencias propias de su edad, tras la cancelación del aeropuerto de Texcoco ahora posee características de logística y conectividad que le hace altamente valioso. Vaya, para las aerolíneas es más rentable trabajar desde un aeropuerto probado y por ahora despresurizado (y así recuperar ingresos) que probar en Santa Lucía donde se lleva poco más de 7% de avance y es todavía un misterio la construcción de redes logísticas de acceso terrestre como viaductos, tren suburbano, libramientos y patios de maniobras esperado para el 2023.

Y LES SOLTÉ LA RIENDA

Pues que el lunes pasado la oficialía mayor de hacienda, a cargo de Thalía Lagunes, hizo saber a las instituciones públicas de salud que resolviera la contratación de los Operadores Logísticos que les lleve a cada una de las 8 regiones del país medicinas y material médico adquiridos a empresas privadas en la compra consolidada E-4. Vaya, sí esa compra consolidada fue un desastre (dejando 80% de las adquisiciones en operaciones directas y sin transparencia suficiente al escrutinio público), el efecto dominó era predecible: los operadores logísticos, las distribuidoras contratas a tamborazos hace unas semanas y sin aún existir un fallo oficial por la SHCP, son llamadas a filas para atender la crisis sanitaria decretada por el subsecretario Hugo López Gatell. Odio decir “se los dije”.

VAN 780 MIL DESEMPLEADOS Y SUMANDO

Si se mantuvo la proyección hecha por el Covid-Industrial, elaborado por la Cancamin, el número de desempleados por la pandemia es ya de 780 mil trabajadores y la quiebra de casi 500 mil empresas desde el 13 de marzo pasado. La medición presentada por Raúl Picard por parte de la agrupación encabezada por Francisco Cervantes no deja lugar a dudas que las empresas (y no ningún gobierno) son las que generan empleo… y que sin ellas la caída es libre. Vaya, CANACITRA que lidera Enoch Castellano, tras la pérdida de hasta 100% de sus ventas, el 75% de las Pymes opta por despedir (o despedirá) a sus trabajadores. De ese tamaño la crisis.

AL FINAL, HICIERON LA SUYA

Para rematar, la Delegación Veracruz Norte del IMSS, que lleva María de Lourdes Carranza Bernal, decidió moverse al margen de la ley, y adjudicar el cartucho TN-880 de la marca Brother de origen vietnamita, cuyo país no tiene ningún tratado con nuestro país. Ante ello, se espera en breve una cascada de inconformidades, situación que no le gustará nada al titular del IMSS Zoé Robledo. Otra rayita al tigre.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano