buscar noticiasbuscar noticias

Dinero fácil

El Municipio debe reforzar la labor de Inspección y Vigilancia para supervisar el manejo de los recursos públicos

Viendo que, para variar, el Ayuntamiento de Cajeme está tronado económicamente y que la ciudad está hecha un caos por donde voltees, se me ocurre que se puede hacer algo al respecto y “matar dos pájaros de un tiro”, metafóricamente hablando, por supuesto, y, al menos, intentar resolver algunos de nuestros problemas locales.

Es muy sencillo, solo falta determinación y dejar de lado el tan temido concepto conocido como “costo político” por parte del alcalde en turno, además del conocimiento y aplicación (sin distingos) de la ley.

Jesús Huerta Suárez
PUBLICIDAD

Es muy sencillo, solo falta determinación y dejar de lado el tan temido concepto conocido como “costo político” por parte del alcalde en turno, además del conocimiento y aplicación (sin distingos) de la ley.

PUBLICIDAD

Por ejemplo: el Ayuntamiento puede avocarse a usar la autoridad para cobrar multas a todos los responsables de acciones prohibidas con lo que se haría de ingresos orgánicos y pondría orden a la vez.

La ciudad está llena de personas que tiran basura sin pudor alguno. Multarlos. Llena de automovilistas y motociclistas que no cumplen con los reglamentos de tránsito. Multarlos. Hay miles de comerciantes informales que se instalan donde les da la gana. Sancionarlos. Hay docenas de negocios que tiran volantes y ponen letreros sin permiso; otros tantos que ponen música a todo volumen cuando está prohibido. Penalidad económica.

Se puede lograr una más eficiente recaudación vía el pago de los prediales, ya que un porcentaje aproximado del 70% no paga en tiempo y forma lo que le corresponde, contra un 30% que sí lo hace oportunamente. Lo mismo que los servicios de agua potable y alcantarillado, que no se cobran eficientemente y todavía se premian con descuentos de hasta ¡el 70% de recargos! a los morosos; se debe decir adiós al populismo paternalista que no es bueno ni sano, excepto en casos excepcionales, obviamente, pero serían los menos.

El ayuntamiento debe reforzar la labor de su Departamento de Inspección y Vigilancia para supervisar el manejo adecuado de los recursos públicos, y debe de mantenerse firme contra los ebrios al volante que son miles que diariamente circulan por la ciudad entera, lo mismo que no permitir mediante multas que en la cuarta ciudad más violenta del mundo, circulen tantísimos autos y motos sin placas. Hay que ir, también, contra los miles de automovilistas que conducen con el celular en la mano o con niños en el regazo o sin el cinturón de seguridad puesto.

El ayuntamiento puede ahorrarse dinero desarrollando estrategias comunes con las empresas para que se encarguen de parques y jardines. De igual manera, puede armarse un equipo de trabajadores que se encarguen de dar el servicio de mantenimiento de áreas verdes a particulares con un costo accesible.

Quizá, estas propuestas no sean tan bien vistas por la mayoría, pero con el tiempo uno se acostumbra al orden y limpieza y la alcaldía podrá contar con finanzas más sanas para poder brindar mejores servicios públicos, que es lo que esta ciudad pide a gritos. Se trata de hacer dinero fácil.