buscar noticiasbuscar noticias

De política y cosas peores

La chica pasó por su novio en su auto.

La chica pasó por su novio en su auto. Él subió al coche y aprovechando la oscuridad reinante la tomó en sus brazos y entre mordentes besos y férvidas caricias le dijo con apasionado acento: “¡Cómo te deseo, Susiflor! ¡Ya quisiera que estuviéramos en la cama!”. “Espera” -respondió nerviosamente ella. Preguntó el rijoso galán respirando lleno de agitación: “¿Espero a que estemos en el motel?”. “No -replicó ella-. Espera a que lleve a mis papás a casa. Están en el asiento de atrás”. Nalgarina, vedette de carpa, le mostró a su compañera Tetonia la foto de don Algón, su nuevo novio. Opinó Tetonia: “Es muy bajo de estatura”. Aclaró Nalgarina: “Sentado sobre su cartera se ve más alto”. “Sería belleza suma volverse pato y nadar si estuviera hecho el mar de cerveza Moctezuma”. “Hacer hijos es hacer patria. Haga patria en colchones Progreso”. “Estaban los tomatitos muy contentitos cuando llegó el verdugo a hacerlos jugo. ‘Qué me importa la muerte -dicen a coro- si muero con decoro en las botellas de El Fuerte’”. “Ya no hay sumas, ya no hay restas, y tampoco divisiones. Sólo multiplicaciones sobre las camas de Mestas”. Los anuncios hablados y los jingles en la radio mexicana de ayer poseían ingenio e imaginación. A mí me tocó trasmitirlos. En tiempos de mi primera juventud me hice locutor, porque quienes desempeñábamos tal oficio teníamos fácil acceso al corazón -y anexos- de las damas, damitas y damiselas que nos escuchaban. Nosotros les dedicábamos canciones en el programa de complacencias y luego ellas las tenían para nosotros. Años aquéllos muy distintos de éstos, epidémicos y demagógicos. A diferencia de las camas de Mestas, la 4T no sabe multiplicar. Tampoco suma; solamente resta y, sobre todo, divide. La chabacana y ramplona conmemoración de la toma y arrasamiento de Tenochtitlan por los tlaxcaltecas y demás pueblos indígenas oprimidos por los llamados aztecas o mexicas, destrucción en la cual -no lo olvidemos- participaron también en número reducido los españoles-, sirvió para la presentación en el Zócalo de un espectáculo con escenografía que si no llegó a hollywoodense sí alcanzó el nivel de decorado de festival escolar. El show sería lo de menos si no sirviera a la nueva generación de historiadores oficialistas de nómina y quincena, patrocinados por el régimen actual y familia que lo acompaña, para atizar otra vez un indigenismo obsoleto y anacrónico, a más de falso y mentiroso, y que ningún beneficio acarrea a las etnias aborígenes. Éstas se ven empobrecidas ahora, igual que el resto de las clases populares, por las políticas del actual gobierno, según lo muestran indubitablemente las cifras del Inegi y el Coneval, a las que no hay otros datos que puedan desmentirlas. Circo han traído estas conmemoraciones, pero no pan; viejas mentiras y no nuevas verdades. De dos raíces venimos; de dos civilizaciones somos fruto, y hemos de honrar por igual a nuestros ancestros europeos e indígenas. Tenemos padre y madre; exaltar a una de nuestras mitades con agravio para la otra es deturpar a una parte de nosotros mismos. Dejémonos ya de maniqueísmos anticuados e irracionales y seamos, todos juntos, mexicanos. Lord Feebledick sorprendió a su esposa, lady Loosebloomers, en consorcio de erotismo con Wellh Ung, el lacertoso mancebo encargado de la cría de los faisanes. Milord, olvidado de la emblemática flema de los de su clase, prorrumpió en altísonos dicterios. Le dijo con voz descomedida a su consorte: “Harlot!... Cyprian!... Bawd!... Fancy woman!... Cocotte!... Tart!...”. Ella lo interrumpió: “Contente, Feebledick. Los asuntos de familia no se tratan en presencia de la servidumbre”. FIN.

PUBLICIDAD