buscar noticiasbuscar noticias

De política y cosas peores

Tres individuos llegaron al mismo tiempo al Cielo. Uno era el líder de cierto sindicato cuyo nombre no diré; el segundo era un político de nota; el tercero era un agricultor. San Pedro, que por esos días andaba más aturrullado que como en vida anduvo, admitió a los tres en la morada celestial; a todos tres les permitió la entrada. Horas después, empero, se dio cuenta de que había cometido un grave error: tenía sólo dos sitios disponibles; uno de los tres nuevos huéspedes tendría que salir. Llamó entonces a los recién llegados y les dio la noticia: se equivocó, les dijo; había únicamente dos lugares. Uno de ellos debería regresar a la Tierra durante un año para esperar a que hubiera otro espacio. De inmediato el líder protestó. Él no saldría del Cielo, aseveró en forma terminante. Su presencia ahí era una conquista del sindicato. Si la parte patronal se había equivocado al darle aquella prestación, las consecuencias del yerro no debían caer sobre el trabajador. Nadie podía cambiar las condiciones establecidas en el contrato colectivo. Anunció que haría una manifestación por las calles del empíreo para ejercer presión sobre la autoridad y defender lo ya obtenido. San Pedro trasudó al oír aquello. Más aún se azaró cuando el político habló también en beligerante tono. Aparte de político el hombre era ministro de cierta Corte, y eso lo hacía proclive a complicar las cosas con ergotismos complicados. Ya estaba dentro del Cielo, argumentó. Si salía de él estaría fuera. Ergo, o sea por lo tanto, no saldría. Si no salía seguiría dentro. Eso era cosa juzgada. Tenía ya derechos de posesión sobre su parte alícuota de Cielo, adujo, y eso le confería un derecho real que estaba dispuesto a defender en tribunales por dos años más. Si San Pedro quería sacarlo de ahí tendría que ejercitar una acción reivindicatoria. El pobre portero celestial se rascó la cabeza, consternado. Afligido, volvió los ojos hacia el agricultor. Éste, según habían mostrado los registros celestiales, era el único de los tres que tenía derecho a estar en el Paraíso. Quien se dedica a trabajar la tierra suele hacer muchos méritos para estar en el Cielo. Pero San Pedro no se atrevía a decirle nada al agricultor. Pensó que si lo sacaba enfrentaría seguramente el enojo de San Isidro Labrador, patrono de los campesinos y su protector. Ese enojo, siguió considerando el de las llaves, podría arrostrarlo, pero temía afrontar las iras de la mujer de San Isidro, María Toribia, ahoraCielode la Cabeza, que en vida daba de comer, antes que a su marido, al buey que tiraba del arado. Le decía al animalito: "Como amigo y jornalero / te doy antes que al señor. / En casa del labrador, / quien sirve come primero". ¿Iba a entrar en pugna con semejante mujer? Con esos pensamientos se devanaba los sesos el infeliz San Pedro cuando el agricultor se acercó a él y le preguntó: "¿Cuánto tiempo dices que deberá estar en la Tierra el que salga de aquí?". "Un año, hijo" -le contestó el portero. "Entonces deja que vaya yo -pidió el agricultor-. A lo mejor llueve y es un año bueno"... La esperanza, en efecto, es el principal sostén de aquel que se dedica al campo. La gente campesina vive con los ojos puestos en lo alto. En los ranchos de mi tierra lo primero que al salir de su casa en la mañana hacen los hombres y las mujeres, y aun los niños, es volver la mirada al cielo. Lo hacen sin darse cuenta, por instinto. Buscan saber si hay nubes que prometan lluvia, o negros nubarrones de granizo, o si aquel día será de pleno sol.

En el México de nuestros días, por desgracia, muchos campesinos ya no trabajan la tierra: viven de las dádivas de la 4T. Los campesinos son de quienes los trabajan... FIN.

PUBLICIDAD