buscar noticiasbuscar noticias

De candidatos

Pues bien, el tiro ya está cantado. No hay duda ya, como se dijo en algunos mensajes de redes sociales en contrario, que Alfonso Durazo Montaño vendrá a Sonora para ser electo candidato a gobernador por Morena.

Ayer, no fue él sino el coordinador de los senadores morenistas, Ricardo Monreal Ávila, quien destapó el hecho de que el sonorense ya había dimitido.

El asunto levantó una polvareda porque los legisladores ajenos a Morena solicitaron que acudiera de todos modos a la comparecencia programada para este miércoles.

Noticia Relacionada

Todavía no sabemos si pudieran obligarlo o convencerlo de que asista, pero él ya presentó en días pasados un informe de labores dentro de las llamadasmañanerasdel Presidente de la República, convencido de que podría ser el último.

Los políticos sonorenses también sintieron pasos en la azotea. En las palabras presidenciales de que procuraría convencer a Durazo Montaño de quedarse en el gabinete, habían cifrado sus esperanzas de que finalmente el puntero, actual, de la contienda, siempre no participara.

Pero finalmente los designios se están cumpliendo y la presencia en firme del de Bavispe en el proceso electoral habrá de agilizar esos tiempos que muchos ansían ya recorrer rumbo al primer domingo de junio de 2021.

Así, PRI, PAN, Movimiento Ciudadano, PRD y quizá otros partidos tendrán que decidir, para ayer, si quieren caminar unidos o cada uno por su lado para enfrentarse al que consideran sería el aspirante a vencer, sobre todo porque la marca AMLO todavía tiene preferencias en Sonora.

Bien se sabe que los días de campaña habrán de poner las cosas en su lugar. Una vez iniciado el avance electoral, la balanza de la encuestitis habrá de fijarse en sus términos más parecidos a la realidad.

Hoy en día, ni el mas pintado puede llamarse ganador. Todavía tienen que suceder muchas cosas que posicionarán en la mente ciudadana a quien consideren será la mejor elección, ya sea por su discurso o bien por sus acciones concretas.

Ernesto Gándara Camou, por el PRI; Antonio Astiazarán Gutiérrez, por el PAN; Ana Gabriela Guevara Espinoza, por el PT, mas los que se sumen a esta travesía por la gubernatura, tendrán que pensarla muy bien: o se suicidan solos o se unen en una alianza que los fortalezca.

Bien se sabe que el PRI tiene muchos puntos negativos, pero no se le puede dar pormuertosi sus fuerzas internas se suman, mientras que el PAN, la verdad, arrastra aún el lastre llamado Guillermo Padrés Elías, con todo y que se diga que el ex gobernador ha partido a sumarse con Durazo Montaño.

Para quienes desde afuera hemos de observar este ascenso a la cima del poder estatal, será aleccionador conocer cómo se van moviendo las piezas del ajedrez político en función del peso presidencial hacia Morena o bien la pujanza de Manlio Fabio Beltrones hacia el PRI y sus posibles aliados.

El choque de trenes con vías parejas habrá de darse si damos por hecho aquellas frases de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano en el sentido de queSonora no se negocia”.

Habrá que cruzar los dedos, sin duda, para que este proceso electoral signifique triunfos pero no para un partido y su candidato sino para el bien de todos los sonorenses.

Solamente así se justificaría tanta expectativa desparramada en función de esta lucha política que muchos ya consideran como la más grande de la historia de Sonora.

Gobierno, partidos y ciudadanos tienen en sus manos la oportunidad de hacerle honor a esa esperanza ciudadana.

Comentarios: francisco@diariodelyaqui.mx