Cuesta de enero

Una de las etapas más difíciles para todos los mexicanos; la venidera será una de las más complicadas de las últimas dos décadas

Por: Moisés Gómez Reyna

La cuesta de enero se aproxima y aunque todos los años es una etapa difícil del calendario para las familias y las empresas, la de 2022 se vislumbra que será una de las más complicadas en México en los últimos 21 años.

Tradicionalmente, cada inicio de año es complejo porque en el caso de las familias comienzan a pagar las deudas adquiridas durante las fiestas decembrinas, mientras que las empresas padecen en sus ingresos la falta de liquidez en buena parte de los consumidores.

Adicionalmente, es una época de ajuste donde varios productos y servicios incrementan sus precios, de acuerdo con la inflación registrada el año anterior o con base en los pronósticos para el año que inicia.

En particular, la cuesta de enero de 2022 se vislumbra mucho más complicada que las de años recientes, ya que la inflación está descontrolada en estos momentos, y se sitúa por arriba del 7.3%, su mayor nivel en 21 años.

Esto seguramente provocará que un número importante de productos que han venido aumentando sus costos en los últimos meses, tengan muy probablemente todavía un ajuste adicional en lo que resta de diciembre y enero próximo.

Este incremento de la inflación ya afecta el bolsillo de las familias y, por eso, en el tercer trimestre se elevó de 39.9% a 40.7% la proporción de la población en pobreza laboral, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Sumado a esto, la actividad económica desaceleró notablemente en los últimos meses y las tasas de interés de referencia han tenido que elevarse en respuesta a los aumentos en los precios, lo que seguramente hará que los consumidores paguen más intereses en sus tarjetas de crédito durante enero.

Ante este panorama poco favorable, es importante que desde hoy consumidores y empresas tomen sus precauciones, a fin de evitar que la cuesta de enero termine por descomponer sus finanzas desde el arranque de 2022.

Una medida fundamental es ahorrar al menos el 30% de los ingresos extra o el aguinaldo que se haya percibido en noviembre y diciembre.

Contar con un fondo de emergencias es indispensable para afrontar un mes tan difícil como enero, sobre todo para quienes tienen un ingreso variable y que puede verse seriamente afectado por la situación económica.

También es crucial que se elabore un presupuesto para conocer con claridad y exactitud la necesidad de liquidez que se tendrá en enero y a lo largo del año.

La clave para afrontar de mejor forma la cuesta de enero está en tener una planeación adecuada, por ello es muy necesario saber cuánto habrá que desembolsar el próximo mes y cuánto dinero ingresará.

Es importante recordar que a inicio de año es común que se tengan que pagar impuestos como el predial o la revalidación de placas, además de las renovaciones de pólizas de seguros o reinscripciones en escuelas de nivel medio superior o superior.

De esta forma, si los gastos son mayores que las entradas, se hará necesario ahorrar un poco más de los ingresos extra de diciembre o bien hacer un recorte a los desembolsos en la medida de lo posible. Pero si no se cuenta con un presupuesto por escrito, entonces es imposible tener una adecuada planeación.

Finalmente, es muy importante que en lo que resta de diciembre se tenga mucha prudencia en el gasto y se evite en la medida de lo posible un incremento en las deudas.

En conclusión, la cuesta de enero se da por dos causas: Una mala situación de la economía y un incorrecto manejo de las finanzas personales. Las condiciones de la economía difícilmente se pueden evitar, pero sí podemos administrar mejor los recursos en el hogar y las empresas.

Twitter: @GomezReyna

DEJA UNA RESPUESTA

Noticias Recientes