buscar noticiasbuscar noticias

¿Consulta o simulación?

¿Para qué consultar a los mexicanos si desean que los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto sean enjuiciados por posibles delitos durante sus gobiernos?

¿Es en realidad una forma de demostrar "democracia" o lo que se desea verdaderamente es seguir alimentando el encono, la división y los pleitos entre los habitantes de este país?

¿Consulta o simulación?

Gastar 520 millones de pesos en preguntar a la nación sobre un posible juicio a los ex presidentes, en verdad parece mas tirar ese dinero a la basura.

PUBLICIDAD

Es lógico que todos deseamos que los que llevaron a la ruina a este país, lo cual no ha cambiado en los últimos tres años, sean llevados a la cárcel.

Si cualquiera de los ex aún vivos cometieron ilícitos durante su mandato, pues hay que mandarlos tras las rejas, sin duda, pero que no haya simulación sino que el gobierno actual los enfrente directamente.

Al actual gobierno se le concedió, con el voto de 30 millones de mexicanos, la autoridad para actuar contra la corrupción, venga de donde venga.

Así que pretextos no debe haber: si la Fiscalía General de la República o la Contraloría federal tienen pruebas suficientes contra quienes gobernaron antes de Andrés Manuel López Obrador, pues que las presenten ante un Juez y sea esa instancia la que determine cómo actuar.

México no está para dilapidar 520 millones de pesos y mucho menos para espectáculos políticos que solamente tienen una función electorera, como la de aquellos programas cuyo único fin es repartir el dinero de unos, de los que sí pagan impuestos, hacia los otros, los más pobres supuestamente.

Si en verdad se quiere transformar este país, lo primero que debe hacerse, junto con el combate a la corrupción, es liquidar las acciones de simulación que también son parte de la corrupción que se desea acabar.

Basta ya de tener un país en el que las ocurrencias para aumentar el nivel de popularidad se conviertan en acciones de gobierno, pues lo único que finalmente se logrará es mantener la mediocridad como vía de desarrollo económico, político y social.

Se requieren hoy tareas fundamentales para elevar la productividad del campo, de la pesca, de la acuacultura, de la minería, de la industria o el comercio a niveles que México puede alcanzar, pero que se han detenido porque hoy en día el pleito entre gobierno y sociedad se ha elevado a niveles de deporte nacional.

Con enfrentamientos estériles, con encono y división, nadie gana. Por el contrario, vemos un país que día con día va en retroceso, a pesar de los números alegres oficiales en los que nadie cree.

Hay que salvar a este país. La vía pacífica de las urnas se vio invalidada por la clara intromisión de elementos fraudulentos que inhibieron la participación ciudadana y dejaron listo el terreno para que el oficialismo hiciera de las suyas.

Cómo mover a todos esos millones de mexicanos que no fueron a votar, es el reto y no de los partidos políticos o los funcionarios sino de cada ciudadano.

Hay que hacer conciencia de que este país no debe escurrirse, como el agua, de nuestras manos sino, por el contrario, fortalecer sus instituciones y llevarlo al pináculo de sus fortalezas, sin apatía ni desencuentros sino pensando en un mejor futuro para todos.

Comentarios: franciscogonzalez.bolon@gmail.com