buscar noticiasbuscar noticias

Ciudades inteligentes: “una necesidad de sanitaria”

Dr. Jorge Arturo Montes Gutiérrez

(Profesor de tiempo completo de la Universidad Estatal de Sonora U.A. Navojoa)

PUBLICIDAD

La motivación sanitaria en el 2020 por controlar la transmisión del virus SARS-CoV2 ha dirigido la mirada hacia el trabajo en desarrollo tecnológico de los ingenieros electrónicos, mecatrónicos, en software, manufactura e industriales, biomédicos, entre otros.

PUBLICIDAD

El trabajo que han llevado a cabo ha generado grandes avances en diversas áreas con el fin de satisfacer tareas en la industria, sin embargo, la sociedad ha creado necesidades en la que incorporan a la tecnología como parte de su vida diaria desde el uso de un sistema de cómputo, smartphone y gadgets.

Aparte de un smartphone para llamadas, las posibles necesidades que puede cubrir son: conocer la hora, condiciones climáticas, geolocalización, comunicación por email, supervisión y movimientos bancarios, entre muchas más.

El crecimiento en desarrollo de las App´s y softwares computacionales va en aumento cumpliendo actividades específicas como las mencionadas anteriormente, incluso incorporando gadgets.

Con el fin de homologar los términos e incorporar dichas tecnologías se adoptan los nombres ciertas áreas bases, cómo lo son: “Smart Technologies” (Tecnologías inteligentes), “Internet of Things” (IoT) (Internet de las Cosas), Big data (Macrodatos o Inteligencia de Datos) e Artificial Inteligent (IA) (Inteligencia Artificial).

La integración de las dichas tecnologías sumado el problema sanitario causado por el virus SARS-CoV2 ha implicado el desarrollo de Smart Cities (Ciudades Inteligentes) en las que ha destacado Wuhan en China, donde se comienzan adoptar nuevas tecnologías para diferentes tipos de monitoreo a lo largo de la ciudad como lo fueron cámaras termográficas para identificar posibles casos de contagio mediante la temperatura corporal y cámaras para monitorear las aspersiones de fluidos por destornudo y el desarrollo de monitoreo con drones, en conjunto con algoritmos incrementando la eficiencia de la IA.

Andújar Márquez menciona que “la evolución del hardware ha culminado dando lugar al IoT”. La movilización de la población principalmente por negocios dentro de la ciudad y viajes al extranjero lo que indujo la integración de sensores corporales, gadgets, medios sociales, etc., para el monitoreo de las Smart Cities. La geolocalización integrada en las redes sociales como en el caso de Twitter se utilizó en conjunto con los datos expresados por la población como dolor de cabeza, fiebre, tos, comentarios de personas como “escuche que algunas personas del vecindario se están enfermando”, y mediante algoritmos específicos es posible extraer dicha información valiosa en la identificación de patrones y tendencias.

Debido al confinamiento se dificultaba el monitoreo persona, sin embargo, sensores corporales (pulsos cardiacos, niveles de azúcar, temperatura o cualquier otra variable) incorporados en gadgets y ropa de uso común y estos mismos a sus smartphone fueron muy útiles aprovechando la privacidad para monitorear el comportamiento histórico de la salud de sus habitantes.

Los procedimientos de alerta y mitigación del progreso virales más comunes en una Smart City involucran: la automatización de hospitales y sistemas de salud, transportes inteligentes, la respuesta en equipo (trabajadores de la salud, tránsitos, policías), investigación e innovación, alertas y notificaciones por medios de telecomunicación y redes sociales. El gran número de muertes, la crisis económica y los problemas sociales apuntan a una severa recesión. La integración colaborativa de la tecnología, los medios de comunicación y el IoT han iniciado una mejoría en las ya establecidas Smart Cities, preparando estrategias para futuras pandemias.

Lo más relevante de las Smart Cities de más impacto en desarrollo tecnológico durante la pandemia del Covid-19 contamos con:


  • Wuhan desde el 2010 implementa congresos para entablar temas de tecnología Smart Health en el intercambio de registros, códigos QR de cuarentena y seguimientos de teléfonos inteligentes.

  • Singapur desde el 2003 es considerada Smartercity (ciudad más inteligente) del mundo. Han creado grupos de rastreo de contactos, grupos de Whatsapp, sitios web y juegos educacionales.

  • Londres ha implementado un servicio de salud digital llamado Digital Health. London otorgando servicios ambulatorios digitales, terapia digital y como centro de innovación. Durante la cuarentena una agencia de viajes ha desarrollado recorridos virtuales.

  • SeoulKorea ha implementado un programa digital de salud que involucra los sectores de Big Data, AI, telemedicina y consumo de electrónica de salud. También creó una App llamada “Corona 100m” la cual bajo un sistema de geolocalización da a conocer un área de 100 mts a la redonda estuvo una persona infectada.

  • New York implementó por parte del departamento de salud del Estado el llamado State-wideHealthInformation Network for New York (SHIN-NY) que tiene como objetivo el intercambio de datos rápidamente de los pacientes.

  • En todos los casos anteriores el “dato” coincide como un elemento predictorio, de detección y mitigación de la pandemia. En particular cada ciudad tiene que tomar en cuenta sus peculiaridades para la implementación de tecnologías. La posibilidad de que las pandemias sean más frecuentes cada vez son más claras al igual que el aumento de la mortalidad y es importante que los gobiernos tomen acciones urgentes, y por otra parte la construcción de Smart Cities pueden respaldar los brotes de futuras enfermedades.

    “Nada sucede por casualidad. Es una cuestión de acumulación de información y experiencias”

    Jonas Edward Salk

    Referencias


  • J.M.AndújarMárquezy, T.J.MateoSanguino. Diseño de Laboratorios Virtuales y/o Remotos. Un Caso Práctico. ISSN: 1697-7912. Vol. 7, Núm. 1, Enero 2010, pp. 64-72.

  • e-mail: j.arturo.mgtz@gmail.com