buscar noticiasbuscar noticias

Cambios en Loma de Guamúchil

El campo de guerra en que Loma de Guamúchil se ha convertido en los últimos meses, tendrá a partir del fallecimiento de Julio Gotogopicio un cambio radical. Y es que, ayer, quien fuera enlace entre los yaquis y el gobierno de Cajeme falleció en un accidente de tránsito por la carretera Internacional.

De acuerdo con integrantes del pueblo de Cócorit, este muchacho siempre mostró ansias de tener el control de la Iglesia del Espíritu Santo de su pueblo, con lo que cambiaría el rumbo de la verdad de los mayores " itom yo'o lutu'uria".

Francisco Gonzalez Bolon
PUBLICIDAD

Consagrado como maestro litúrgico yaqui, por Rapai Sol, de Loma de Bácum, de joven quiso manejar a la iglesia a su modo, pero los mayores ""yo'ora" no se lo permitieron. Fue hasta que fallece don Lucas, su jefe, cuando quiere tomar el control total, pero se topó con que había otro, Obdulio Valdez, con los elementos tradicionales para serlo. Por la dinámica política, social y religiosa, unos lo reconocían como el mayor "yo'owe" de la iglesia y otros lo criticaban.

PUBLICIDAD

En el gobierno de Guillermo Padrés, no puede tomar el control político de la iglesia y la Comunila, por lo que con un grupo de yaquis encabezados por Isabel Valdez, Guillermo Valdez, Moisés Buitimea y César Cira, se unen al grupo dual de los llamados Paticys de Tomás Rojo y Mario Luna.

Esa fue la apertura para el ingreso del movimiento No al Novillo al territorio yaqui con el pretexto de la lucha por el agua que era desviada a la capital del estado. Controlaron al capitán de los chapayecas, Isabel Valdez, y al jefe de los matachines, Dolores Álvarez; desconocen al gobernador Faustino Ceviza e imponen al Segundo, Pablo Ochoa, en contra de los protocolos y procesos internos.

Alentado por Eduardo Franco y Germán Álvarez, imponen a Santiago Matuz, como capitán de caballería y desconocen a Juan Valencia.

Ya con los jefes de las estructuras de la iglesia de su lado, impuso los gobernadores tradicionales del pueblo de Cócorit. Esto pudo ser durante varios años, gracias a la violencia promovida por César Cota y Juan Luis Matuz, apoyados por los agrotitanes, Distrito 041 y el Ayuntamiento de Cajeme, durante los periodos de Rogelio Díaz Brown y Faustino Félix.

En todo este proceso, Julio Gotogopicio, con dinero y carros con que le apoyaban las autoridades civiles, manipuló a la iglesia a favor de los novilleros y por imponer el gasoducto en Loma de Bácum.

Nunca permitió que grupos contrarios a sus intereses tuvieran voz en la guardia tradicional, por lo que usaba la violencia para mantenerlos a distancia.

Aun después de ganar Morena la Presidencia de la República y la desaparición de los grupos, Gotogopicio siguió actuando con la misma dinámica, pero por intereses promovidos por Tomás Rojo y Rosario Osuna.

Hubo un cambio al interior de su grupo, por lo que destituyeron a César Cota como capitán, razón por la cual se dividen y quedan a la cabeza él y Guillermo Valdez.

Gracias al apoyo del alcalde Sergio Pablo Mariscal y el entonces secretario del Ayuntamiento, Ascensión López Durán, fortalecen un grupo de choque de jóvenes encabezados por Agustín Valdez, "El Roque", que con violencia siguieron fortaleciendo al grupo Bunker-Guillermo para seguir imponiendo el control político, primero a favor del Gobierno del Estado y después y a favor del actual Ayuntamiento de Cajeme.

Para el bloqueo de la carretera, y con apoyo de INPI, Julio Gotogopicio siguió ejerciendo su control y poder, ya que INPI lo acomoda en la nómina, junto con otros, y algunas empresas acceden a darle moches por obras de instalaciones deportivas en Loma de Guamúchil y Estación Corral.

Y por si fuera poco, el Ayuntamiento de Cajeme lo premia con la Dirección de Asuntos Indígenas y además, junto las autoridades tradicionales recibe un sueldo semanal por las cuotas del bloqueo de cobro.

Al interior de la Tribu Yaqui, concretamente en Loma de Guamúchil, se han dado en los últimos meses ajustes de cuentas. Difícilmente las autoridades civiles quieren investigar a fondo ese tema, pues temen salir "raspadas".

Pero con el fallecimiento de Julio Gotogopicio, ayer, las cosas habrán de cambiar en algún modo y eso se verá en las próximas semanas.