;
buscar noticiasbuscar noticias

VIDEO. Someten con electricidad a asesino y agresivo joven

Masacró a golpes a su abuelo hasta la muerte e intentó ahorcar a su padre, por lo que los policías lo redujeron con el taser

Un joven estadounidense, que durante estancia en su casa comenzó a tener una conducta errática al volver de la escuela, asesinó brutalmente a su abuelo y trató de estrangular a su papá, quien pudo liberarse y llamar a la Policía, cuyos agentes lo sometieron con el uso de descargas eléctricas.

VIDEO. Someten con electricidad a asesino y agresivo joven

El agresivo sujeto fue identificado como Luke Ingram, de 19 años de edad, con residencia en Palm Coast, Dunwoody, Georgia, quien fue reducido por los agentes con el uso de la fuerza, la cual describieron como "hercúlea".

Según el parte policiaco, Luke se hospedaba en casa de sus familiares, cuando atacó a sus familiares, por lo que su padre, Clint Ingram, logró escapar y pedir ayuda a unos vecinos, quienes llamaron a las autoridades.


Cuando los uniformados llegaron, encontraron al joven parado frente a la puerta de entrada, sólo enfundado en un bóxer; a su lado estaba su abuelo, Darwin Larry Ingram, de 85 años, brutalmente golpeado.

Aunque inicialmente Luke accedió a salir con las manos en alto, se negó a atender la orden de que se tirara al suelo, por lo que no quedó de otra que usar el taser y aplicarle descargas eléctricas para someterlo.

De acuerdo con las autoridades, Luke tiene antecedentes de enfermedad mental; además, estando esposado y en el suelo, agredió a los oficiales con gran fuerza, por lo que los oficiales aplicaron mayor energía para mantenerlo en el suelo.

LUKE EN CASA

Respecto a lo ocurrido, el padre del agresor señaló que él y su abuelo lo convencieron de vivir con ellos en Florida, luego de actuar extraño durante su estadía en la universidad, en Georgia.

Comentó que su hijo empezó a tener comportamiento errático en la noche, después de haber llegado de la escuela: miraba fijamente a los demás familiares en la cena, pero horas más tarde escuchó gritos, por lo que cuando acudió a ver qué pasaba, vio a su padre cubierto de sangre, golpeado y a Luke sentado en una silla.

Luego se le fue encima a él y empezó a ahorcarlo, por lo que en forcejeo logró zafarse y correr a la casa de un vecino para pedir ayuda al 911.

A raíz de la brutalidad de los ataques, la Policía investiga qué pudo haberlos ocasionado, en tanto, Luke Ingram enfrenta asesinato en segundo grado.