buscar noticiasbuscar noticias

Preso se convierte en padre de 4 sin tener contacto con su esposa

El hombre fue condenado a 15 años de cárcel por terrorismo; tenía prohibidas las visitas conyugales, pero encontró la manera de hacerlo

Un hombre que permanecía preso en una cárcel de Israel, sentenciado a 15 años por terrorismo, contrabandeó con su esposa su semen y se convirtió en padre de cuatro, sin tener contacto sexual con su esposa.

Se trata del Rafat Al-Qarawi, quien sin siquiera tener sexo con su mujer logró procrear a cuatro retoños.

Preso se convierte en padre de 4 sin tener contacto con su esposa
PUBLICIDAD

Se trata del Rafat Al-Qarawi, quien sin siquiera tener sexo con su mujer logró procrear a cuatro retoños.

PUBLICIDAD

Su historia salió a la luz luego de que fuera liberado en marzo de 2021, y entonces se dio el reencuentro con su familia; en ese momento pudo abrazar a sus hijos, pues no sabía ni cómo eran.

Y es que al hombre, desde que fue condenado, se le prohibieron las visitas conyugales; pertenecía a la Brigada de los Mártires de Al-Aqsa, grupo armado ala del Movimiento de Liberación Nacional Palestino y que ha tenido enfrentamientos con el ejército de Israel en la Franja de Gaza.

Fue detenido tras unas refriegas de la Segunda Intifada (ola de violencia) y acusado de pertenecer a una agrupación terrorista, por lo cual se le prohibió tener encuentros sexuales con su mujer.

Pero el matrimonio quería hijos, por lo que contrabandeando su propio semen, se convirtió en padre en septiembre de 2013, en Nablus, Palestina.

Desde entonces surgieron las dudas sobre cómo lo concibió; sin embargo, el padre se encargó de aclararlo: contrabandeando su fluido.

Y la cosa no paró con uno, sino que tuvo tres pequeños más, a los que pudo conocer y abrazar en marzo de 2021, cuando fue puesto en libertad.

Luego de salir de prisión, Al-Qarawi explicó en una entrevista el proceso para que su esposa pudiera concebir.

"Lo primero que se hacía era sacar el semen e introducirlo a un recipiente. El prisionero palestino podía darles a sus familiares una maleta con cinco cosas", expuso; entre esas iba una bolsa con el esperma, sellada, la cual había empacado minutos antes de la visita.

Luego lo metían en un paquete de alguna chuchería y se aseguraba que fuera bien sellada y marcada con su nombre, para que no las confundieran.

Así, y al momento de la visita familiar, el reo tocaba la maleta con los que enviaba y después su esposa lo recibía.

De ahí, su mujer se dirigía al Centro Médico de Razán (para la inseminación), puntualizó el exterrorista.


PUBLICIDAD