buscar noticiasbuscar noticias

Detienen a profe y asistentes por abusar de niño discapacitado

Las trabajadoras de una escuela primaria llegaron al grado de encerrar al menor, quien llegó a comer sus desechos corporales

Tres integrantes del personal docente de una escuela de Texas fueron llevadas a prisión por haber aislado solo a un niño discapacitado, donde sufrió una caída, se lastimó y no hicieron algo por ayudarlo; a raíz de ello, el menor se comió sus heces fecales y bebió su orina.

Detienen a profe y asistentes por abusar de niño discapacitado

La víctima es un pequeño de 5 años de edad con necesidades especiales, y las arrestadas son la maestra Melody LaPointe, de 47 años, y las asistentes Tarah Tinney, de 33, y Augusta Costlow, de 27, quienes hasta antes de ser arrestadas laboraban para el Distrito Escolar Independiente de Liberty.


De acuerdo con las autoridades escolares, el incidente se registró en abril de 2021 y ocurrió cuando el chiquillo fue encerrado y se cayó; tanto la docente como las asistentes aislaron en soledad al menor, y no se interesaron por su bienestar.

Tras conocer el incidente, las autoridades de la escuela tomaron cartas en el asunto, e informaron a los Servicios de Protección Infantil para que se investigara el incidente.

Posteriormente, y al conocerse el arresto de las docentes, fueron suspendidas.

"Retiramos a las educadoras del salón de clases y llevamos a cabo una investigación exhaustiva", se lee en el comunicado. Según nuestra investigación, informamos a las educadores ante la Junta Estatal para la Certificación de Educadores y compartimos nuestros resultados con los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley... Al finalizar la investigación en 2021, ninguna de las personas continuó en nuestro empleo a partir de ese momento. Liberty ISD continúa trabajando con la oficina del fiscal de distrito del condado de Liberty en beneficio de nuestros niños".

Tanto la profesora, como las asistentes educativas fueron ingresadas a la cárcel del Condado de Liberty; además, se les fijó una fianza de 60 mil dólares a cada una para que llevaran su proceso en libertad.