buscar noticiasbuscar noticias

A puñetazos, cantante salva a su hijo del ataque de un puma

La exvolcalista de El Sueño de Morfeo reveló que cuando vio al animal atacando a su hijo, lo golpeó con sus puños hasta quitárselo de encima

La cantante Raquel del Rosario, exvocalista del desaparecido grupo musical El Sueño de Morfeo, vivió el peor día de su vida después de que un puma atacara a su pequeño hijo Mael, de cinco años, quien estuvo a punto de perder la vida.

A puñetazos, cantante salva a su hijo del ataque de un puma
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El pequeño tuvo que ser trasladado a un hospital ya que el animal salvaje le provocó múltiples heridas.

Raquel del Rosario compartió en su cuenta de Instagram un mensaje en el que narra cómo fue que su hijo estuvo en tan grave peligro.

Mami, voy al árbol a buscar fruta”, me dijo en el jardín.

El grito que escuché segundos después sigue resonando en mi cabeza, al igual que la imagen que vi al girarme. Un puma se había abalanzado sobre él y lo hería ferozmente”.

La cantante contó que atravesó rápidamente el jardín de la residencia familiar en California y golpeó al animal con sus puños tan fuertemente como pudo, hasta lograr quitárselo de encima, en ese instante, reveló, llegó otro puma, tal vez hermano del que atacó su hijo, pero ellos pudieron ponerse a salvo dentro de su casa.

La artista reveló que el terrible episodio sucedió en agosto pasado, pero fue hasta ahora que se atrevió a contarlo, dado que que el pequeño Mael se encuentra bien y fuera de peligro.

En la imagen compartida junto a su publicación, se ve la espalda del pequeño llena de cicatrices producto del ataque del animal. “Cuando vi a mi hijo salir de cirugía mi corazón se rompió por completo. Toda la fuerza que me había acompañado durante el día se esfumó haciéndome sentir completamente indefensa ante un dolor completamente desconocido”, destacó.

Respecto al puma, reveló que tuvo que ser sacrificado por la seguridad de su familia y de los habitantes de la zona. Asimismo, aseguró que nunca olvidará el cruce de miradas con la madre del felino, que acudió a su encuentro. “Desde la ventana observé cómo el otro puma, que resultó ser su hermano, regresaba al jardín acompañado de su madre. Ella se posicionó junto al cuerpo sin vida de su hijo e intercambiamos una mirada de dolor que jamás olvidaré (no se pueden imaginar los sueños que he tenido con ella)”, describió.


PUBLICIDAD